La pandemia empresaria

La pandemia le dio otra oportunidad a los empresarios puntanos para demostrar su compromiso y responsabilidad social empresaria y devolverle a la sociedad algo de lo que miles de puntanos les dan cada día. Pero lamentablemente dieron vuelta la cara.
Carmelo Aiello, Patricio Supervielle, Mario Rovella, Victorio Gualtieri, son sólo algunos de los nombres de empresarios emblemáticos cuyas empresas son –cuando no en forma monopólica- las de mayor penetración en la sociedad puntana. Pero hay más.
Coraza Hierros, Supermercado Top, Super Vea, Tarjeta Naranja, Musimundo, Red Megatone, Supermercado Europa, Cetrogar, Garbarino, Ribeiro, Frávega, Naldo, ChangoMás, Canales de Cable y proveedores de internet, grandes supermercados, bancos, Ecogas y la propia distribuidora de electricidad, brillaron por su ausencia en estos tiempos de pandemia.
Ninguno de estos empresarios se acercó hasta el Comité de Crisis para ofrecer una mano, para poner a disposición su fortaleza empresaria y salir en auxilio de los más necesitados en este tiempo de pandemia. Tampoco lo hicieron públicamente o en forma directa con sus clientes. Alguien que dijera: en tiempo de pandemia, una línea de productos esenciales al costo, o una atención diferencial para proteger la salud de la población; una contemplación para casos excepcionales, un aporte extraordinario empresarial para comprar algo que la sociedad requiera con urgencia, algo…
Es tan poco lo que se pide que bastaría tal vez con que mejoren la calidad de sus servicios. De hecho, los bancos lideran ante la oficina de Defensa del Consumidor los reclamos por su mala atención. Allí reciben a diario las quejas contra grandes comercios, prestadores de servicios técnicos, compañías de teléfonos celulares, prestadoras de servicios de transporte, de salud y de turismo. Un capítulo aparte para las empresas de televisión por cable e internet cuyos usuarios son los más desprotegidos ante servicios que se mantienen en pie sólo por la falta de una competencia que no sea otra empresa del mismo dueño. También Ecogas, y Edesal cuyos reclamos van a dormir a la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica.
Mientras en Acindar Villa Mercedes se produce buena parte del hierro que se consume en el país, y cada noche decenas de camiones salen a la ruta cargados de material, en San Luis durante meses faltó hierro y se encareció al punto de que muchos clientes están convencidos que se trató de una mera cuestión especulativa.
Así estos meses, la única solidaridad para con los vecinos parece haber descansado en los hombros de los pequeños comerciantes, de los negocios más chicos, de los almacenes de barrio, que pese a estar asfixiados por la presión impositiva, los vaivenes de las restricciones y la carestía generalizada, con sus libretas y sus fiados, estuvieron a la par de sus vecinos.

5 Comments

  1. Muy de acuerdo con tu comentario, las grandes empresas no han adecuado sus servicios y prestaciones a este proceso de cuarentena , intereses punitorios por mora elevados, cortes de servicio, atención deficiente , poco personal , turnos digitales deficientes. Tampoco se han adecuado los gobiernos municipal y provincial, en relación a los privados independientes de menor escala, multas, inspecciones, con claras acciones recaudatorias, clausuras en plena cuarentena luego que estuviéramos cerrados durante meses, nos clausuran, nos piden reinvertir en este momento donde no llegamos ni a sostener nuestras familias , con los privados es como si todo el escenario fuera el normal y habitual, peor aun nos persiguen, no toman ninguna medida paliativa, nunca un gesto de empatia, nos mandan al salvese quien pueda . No se ponen del lado de l que genera trabajo y mueve la actividad economica, ni siquiera por esto lo hacen. Pareciera que esas actitudes representan lo que somos ? PERO Nooo, Lo bueno es que hay emprendedores que después de todo este desprecio saldremos mas fuertes, y con la claridad de como debe funcionar esta sociedad , claridad de lo que esta bien y lo que hay que enterrar para siempre si queremos se libres, justos y vivir en una comunidad que genere oportunidades y beneficios para todos. Claro que va a ser un antes y un después de esta cuarentena. Solo queda resistir que ya vendra el momento de actuar.

  2. Felicitaciones por el año!!! Hubiese agregado el sistema de salud privado, anticuado por dónde lo mires!!!
    La infraestructura , personal. ..un vago ejemplo de 10 que recorrí solo uno da turnos por Whatsapp… perdón.
    Un año ,real para que todos aportasemos algo y contribuir en esta situación.
    Cero empatía.
    Buen artículo.

  3. Cuánta realidad! No se nos olvide reclamar empatía y valores similares, lamentablemente la pandemia va por todo y no perdona a nadie, sería bueno que todos y todas lo tengamos presente a la hora de considerar Individualismo o Solidaridad.
    Gracias por el artículo !

  4. Lamentablemente es así. Creo que de equivocaron quienes vaticinaron que esta pandemia, en gral, iba a sacar lo mejor de todos. Coincido con Yamila, apartebes el capitulo de la medicina privada que ya no atienden el teléfono y, contra todas las recomendaciones del mundo, hay que hacer grandes filas solo para sacar un turno.

  5. Una mirada realista con la que coincido.
    Son el pequeño comerciante, el emprendedor, la PyME familiar, etc. los que se ponen el país REALMENTE al hombro.
    Incluso la libre competencia de marcas no llega a los grandes empresarios, si algún producto/servicio más económico se vende más los demás no compiten bajando precios, el empresario aumenta el precio del económico según su flujo de ventas. Para estas pseudo-personas la empatía es un chiste irreal.
    Y desde la clase política, la oposición solo hace tenues reclamos como para no ser vapuleados en las redes, pero ninguna acción concreta y a tiempo.
    #SociedadDesprotegida

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Authors