El gabinete en el freezer

A una semana o apenas días, de que se produzcan las asunciones de quienes fueron electos el pasado 14 de noviembre, sigue el hermetismo en torno a los nombres que asumirían en el nuevo gabinete provincial.

Nada ha trascendido más allá de un puñado de nombres que esta página mencionó en ediciones anteriores y que no tienen ninguna confirmación oficial.

Por eso la expectativa está puesta en cómo se conformará el nuevo gabinete del Gobernador Rodríguez Saá para iniciar los últimos dos años de gestión.

¿Habrá una apertura más federal para que estén representados los nueve departamentos de la provincia?, ¿seguirán siendo los funcionarios de la ciudad Capital?, ¿se escuchará el reclamo de los dirigentes de Pedernera para tener espacio dentro de ese armado?, ¿se incorporarán nuevos sectores como los gremios que reclaman su lugar?, ¿seguirá concentrado en un puñado de nombres?, ¿se irán los “funcionarios que no funcionan”?.

Otra versión se echó a correr esta semana y da cuenta que no habría cambios significativos y que incluso, ante la carencia de nombres en el actual entorno, no se descarta que algunas áreas funcionen acéfalas durante un par de meses hasta que Rodríguez Saá termine de conformar un nuevo equipo. Una suerte de pesadilla interminable para los funcionarios que hoy sobreviven atornillados a sus sillones.

Quiénes mencionan esta posibilidad no descartan que el Gabinete se termine de armar en febrero-marzo.