Efecto derrota

Después de tres años de que su nombre fuera desaparecido de los medios oficiales del Gobierno provincial, el senador Adolfo Rodríguez Saá volvió a ser portada de la Agencia de Noticias. Todo un dato.

Fue en el Festival Aéreo que se realizó en el Aeropuerto del Valle del Conlara, a propósito de su vigésimo aniversario. Y fue la ocasión para hacerle un merecido reconocimiento. Esa obra fue inaugurada horas antes de que Rodríguez Saá asumiera en la presidencia de Argentina en diciembre de 2001.

La jerarquización que le dio a esa noticia la Agencia oficial llamó la atención de muchos colegas y dirigentes. «Que es justo, es justo… pero vos creés que el Gobierno lo hubiese homenajeado si hubiese ganado la elección?» le dijo a esta página uno de esos lectores políticos. Puede ser. Este Gobierno no se caracteriza por su generosidad para con quienes abrieron el camino que hoy transita.

Como sea, no deja de ser llamativo, aunque nadie discuta lo merecido del reconocimiento. Esta página dijo la semana pasada que la lógica de comunicación del Gobierno es: lo que no se nombra, no existe. Tres años después, el Gobierno le da la centralidad noticiosa a Adolfo Rodríguez Saá. Todo un avance en terapia.

La Agencia de Noticias dijo que ese acto “se vivió -como- una fiesta. Además de la jefa de Gabinete, Natalia Zabala Chacur, el secretario de Transporte, Sebastián Anzulovich, el expresidente de la Argentina, exgobernador de la provincia y actual senador nacional por San Luis, doctor Adolfo Rodríguez Saá y su esposa Gisela Vartalitis, participaron la ministra de Salud, Rosa Dávila, el ministro de Producción, Juan Lavandeira, la senadora provincial por Junín, Gloria Petrino, entre otros”.

“La jefa de Gabinete de ministros, Natalia Zabala Chacur, y el secretario de Transporte, Sebastián Anzulovich, quienes le entregaron al expresidente de la Nación, exgobernador de la provincia y actual senador nacional por San Luis, Adolfo Rodríguez Saá, una distinción en reconocimiento a su gestión durante la cual se construyó el aeropuerto. Juntos, además, descubrieron una placa conmemorativa” relata la crónica oficial.