La Fuerza de la amistad, el emprendedurismo y el vermú

5 minutos de lectura

En la esquina del mural de “El secreto de sus ojos”. Por ese detalle lo reconocen rápidamente muchos en el barrio Chacarita. Es que en sus persianas aún están los rastros de esa pintura que formó parte de la galería de la fama a cielo abierto, todo un homenaje a numerosas películas argentinas, y con la que se le dio color a esa barriada porteña.

Sin embargo, la gran mayoría conoce esa esquina porque allí funciona un bar que sorprendió con una propuesta muy original: «La Fuerza», un bar de vermú, detrás del cual hay un proyecto muy original y que lleva tiempo de maduración.

La Fuerza, abre sus puertas cada tarde a las 18, con sus mesas de vermú. Imperdible en el circuito gastronómico en Chacarita.

Martín Auzmendi, Sebastián Zuccardi, Julián Díaz y Agustin Camps son los cuatro socios, emprendedores que llevan adelante esta particular iniciativa que se inicia con la producción de vermú a partir de vino, botánicos y hierbas naturales, aguardiente de vino y mosto natural de uva producido en Mendoza, que se disfruta en las mesas del Bar en Chacarita y que gana espacio en Argentina y el mundo vía exportación. La Fuerza Vermú y La Fuerza Bar.

La Fuerza Almacén

“Nuestra visión es ser un proyecto creador de bebidas y experiencias gastronómicas con impacto en el mundo, que desarrolle el talento y el trabajo de las personas que forman parte de él y que sea referencia para quienes crean con identidad local mirando al mundo” cuentan sus creadores, copados con la idea de trabajar con una bebida tan tradicional en la mesa argentina.

“Durante décadas la categoría del vermú se mantuvo casi inmóvil, sin mayores novedades. La Fuerza es parte de una generación de proyectos que vuelven a pensar y elaborar vermú desde la calidad y la identidad local. Trabajamos sobre cada uno de los ingredientes, en un proceso de elaboración local que busca llevar a cada botella La Fuerza de los Andes” relatan.

Sentarse en una de sus mesas, escuchar la pasión con que Martín cuenta cómo nació el proyecto, y disfrutar de los vermús en sus variantes rojo, blanco y primavera es una experiencia muy recomendable para quienes visitan la ciudad de Buenos Aires y quieren deleitarse con un paseo gastronómico.

“Este es un bar inspirado en los bares donde siempre se sirvió vermú. Un bar para descubrir el Vermú de los Andes. Un bar para el encuentro de quienes aman los bares y compartir un vermú …Un bar pensado desde la cultura local, investigando en nuestra historia pero mirando hacia el futuro” cuenta Martín, palabra más, palabras menos.

En cada botella del Vermú de los Andes hay cuatro ingredientes:  El vino y el aguardiente se elaboran en Mendoza a partir de Malbec y Torrontés locales. Los botánicos son de diferentes lugares del país y las hierbas silvestres recogidas al pie de los Andes. Se elabora y embotella en Mendoza. Se sirve con buen hielo en las mesas de La Fuerza, en Dorrego esquina Castillo, en el barrio de Chacarita.

Allí también hay grifos para que los clientes hagan la recarga de su vermú preferido, o lo elijan en latas, para llevarlo a donde quieran.

“En el bar y a todos los que se acercan a la Fuerza aún en la distancia nos gusta contarles cómo hacemos el vermú y también qué servimos, quiénes trabajan con nosotros y quienes hacen algunos de los productos que servimos. Creemos en que la producción local se conozca más, crezca y se desarrolle y trabajamos para eso”.

Salud.