Granja La Amalia: la Intendencia no resuelve y esconde los problemas bajo la alfombra

3 minutos de lectura

No hay solución ni a la vista, ni en el lejano horizonte para las 75 familias puntanas que esperaban y siguen esperando construir su vivienda en el predio de la granja La Amalia, en la ciudad de San Luis, luego de la decisión del intendente Sergio Tamayo de disolver el vínculo con el fideicomiso que administraba el dinero en concepto de cuotas y que se depositaba mensualmente en el Banco Supervielle.

Este viernes, abogados de esas familias tenían previsto un encuentro con el intendente para discutir cómo resolver esta situación. Sin embargo, Tamayo no los recibió y el encuentro fue derivado a funcionarios municipales: la jefa de la Asesoría Letrada, Melina Maluf y el secretario de Infraestructura, Lucas Ross.

Esteban Badra, abogado que junto a la doctora Agustina Tobares representa a esas familias (foto de portada de este artículo), le dijo a esta página que el Municipio “no quiere llegar a un acuerdo, porque desde su punto de vista, es lescivo para el interés público y los funcionarios hablan como si el Estado fuera otro a partir de que el intendente es Tamayo, como si no fuera el mismo Estado municipal que en la gestión anterior llevaba adelante los trámites de la granja La Amalia”.

“Las familias no quieren la devolución del dinero, dinero que además se pretende devolver a un valor totalmente desfasado de lo que fue en relación a los montos que se pagaron y depositaron mensualmente”, explicó Badra.

Actualmente estas familias han interpuesto un Recurso de Amparo en contra de la Municipalidad de la ciudad de San Luis, acción legal que se tramita en el Juzgado Civil Nº1, cuyo titular es el doctor Fernando Spagnuolo. Ese planteo es para que la Justicia “declare nulo el decreto que dispone la baja del convenio entre el Municipio y los vecinos”.

Así como con los vecinos de Granja La Amalia, la intendencia tampoco resuelve la situación del Paseo del Padre y los vendedores de ese espacio públioco, un tema del que esta página ha hablado en anteriores ediciones.

El único camino que queda abierto es el del litigio judicial.