Estaciones de servicio: «al borde del límite de su propia paciencia»

La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina dio a conocer un extenso comunicado “a raíz de los patoteriles bloques a estaciones de servicio”.

Allí argumenta que “el congelamiento de precios genera un cuadro donde el combustible comienza a escasear de manera sensible a lo largo del país, atentando contra la recuperación que comenzaban las estaciones tras dos años de pandemia y casi cuatro de recesión” y que en ese escenario “donde ni las petroleras ni el gobierno nos brindan respuestas, el sindicato demanda una actualización de salarios diez puntos por encima de la inflación, utilizando como medio de presión el bloqueo sistemático a estaciones que pertenecen a dirigentes empresariales. Un mensaje antidemocrático que no podemos permitir”.

 

A continuación, el pronunciamiento del sector:

 

Comunicado de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina a raíz de los patoteriles bloqueos a estaciones de servicio.

Los miembros que componen la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA) repudiamos de manera enérgica los hechos ocurridos el martes 21 y miércoles 22 de diciembre, donde un grupo de manifestantes, sin voluntad de dialogo y en una actitud hostil y patotera, bloquean un puñado de estaciones de servicio, impidiendo allí el derecho al trabajo y coartando a los ciudadanos la libertad de cargar combustible.

La protesta se ampara en un supuesto acuerdo paritario firmado por el Sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio y G.N.C, Garages, Playas de Estacionamiento y Lavaderos (SOESGYPE) con una cámara de nula representación dentro del sector, que no hacen más que minar la buena fe con la que desde CECHA siempre trabajamos para lograr un acuerdo beneficioso para todas las partes. Hablando de una realidad que no es tal, dicha cámara y el Sindicato firman a espaldas del 98 por ciento de los estacioneros un acuerdo que hoy es impagable. No solo eso, desconoce la grave situación que atraviesa un sector que tiene su principal insumo, el combustible, congelado desde mayo.

Las estaciones de servicio están bordeando el límite de su propia paciencia. Cada momento, cada instante se presenta como un nuevo infortunio. Hablar de la pandemia y sus causas suena como recurrente, pero a decir verdad las consecuencias del 2020 continúan repercutiendo hoy, fines de 2021.

El congelamiento de precios genera un cuadro donde el combustible comienza a escasear de manera sensible a lo largo del país, atentando contra la senda de recuperación que comenzaban las estaciones tras dos años de pandemia y casi cuatro de recesión. En este escenario, donde ni las petroleras ni el gobierno nos brindan respuestas, el sindicato demanda una actualización de salarios diez puntos por encima de la inflación, utilizando como medio de presión el bloqueo sistemático a estaciones que pertenecen a dirigentes empresariales. Un mensaje antidemocrático que no podemos permitir.

Nuestro sector viene sufriendo una creciente crisis de rentabilidad que condiciona la continuidad de muchas estaciones de servicio. En un momento donde debería prevalecer el diálogo entre las partes, de un lado recibimos silencio y del otro aprietes. Pedimos a las partes retomar la senda de los consensos. Sin embargo, ratificamos que NO HABRÁ posibilidad de acuerdo alguno mientras sigan en pie los aprietes y bloqueos, métodos extorsivos que lejos están de querer llegar a un acuerdo. Trabajemos para cuidar las fuentes laborales de las 65.000 familias de cara a las fiestas.