Cuando el ABL es el ABC: la gestión de Tamayo y los desafíos de Russo

35 veces leído
1 minuto de lectura
30 de enero de 2021

El año político que inicia le abre una nueva oportunidad al intendente de San Luis, Sergio Tamayo para reorientar su gestión con el objetivo de darle respuesta a la mayor demanda que le formulan los vecinos: la prestación de los servicios conocidos como ABL, (alumbrado, barrido y limpieza) tan básicos como urgentes.

Dicen algunos dirigentes con experiencia que a veces a los Ejecutivos les cuesta arrancar. Que nadie puede prolongar esos tiempos de “aprendizaje” a riesgo de que esa primera imagen se perpetúe en la consideración vecinal. Y que las encuestas que circulan están en rojo con niveles de reprobación de la gestión muy alarmantes.

Con ese escenario arranca el nuevo secretario de Gobierno, Andrés Russo, luego del enroque dispuesto por el intendente en los últimos días de diciembre pasado.

La prioridad no puede ser nunca el maquillaje estético de semáforos pintados de gris para evitar polución visual cuando los verdaderos problemas de la ciudad se cocinan en los barrios: calles oscuras, problemas de suministro de agua, malezas y abandono de espacios verdes, incertidumbre por la prestación del servicio de transporte, más cloacas, asfaltos y otras “domesticidades”.

En eso se enfocará Russo consciente de que debe mejorar la eficiencia de la tareas que realiza el área de servicios municipales, tratando de que a fuerza de intervención en los barrios se deje atrás lo más rápido posible la mala imagen del primer año de gestión municipal.

Deberá recuperar territorio para una gestión municipal a la que le falta presencia en los barrios. Deberá estar presente en los 22 circuitos electorales. Como señalamos antes, muchas veces esa primera imagen se ha convertido en un lastre muy difícil de sacarse de encima.

El nuevo secretario de Gobierno deberá sacar del ostracismo a los funcionarios que hoy son absolutos desconocidos para la sociedad, vincularse con un verdadero plan de comunicación que explique qué hace la Intendencia entendiendo que no alcanza con un posteo en Instagram. Una versión indica que en los próximos días asumirá en la oficina de prensa municipal un periodista con más de 20 años de oficio y que tiene claro lo que tiene que hacer.

También tendrá por delante Russo una tarea política no menor: consolidar los acuerdos políticos y ampliar los consensos necesarios para apoyar la gestión desde la Legislatura municipal en un año marcado por un test electoral que no se advierte fácil para ningún oficialismo.

La lista puede seguir con otros desafíos, pero sin duda no habrá futuro ni a mediano plazo sino se garantizan los servicios básicos que reclaman los vecinos.

Un nuevo año comienza. El veredicto de los vecinos estará a la vista en unos meses.

Dejá tu comentario

Tal vez te interese