30 de junio de 2023

La mamá de Cecilia Strzyzowski y un pedido especial a los sanluiseños

422 veces leído
Cecilia Strzyzowski, la joven asesinada en Chaco.

Gloria Romero, la mamá de la joven chaqueña asesinada, reveló el fuerte vinculo que une a la familia Sena -acusada del crimen- con el gobernador, Jorge Capitanich. Fue en una entrevista radial en Cadena de Noticias, en la que dijo que la justicia “no va a llenar el vacío”, “ni me va a devolver el corazón que me arrancaron, pero sí va a evitar que otra madre vuelva a pasar esto”. Y le pidió a los sanluiseños que “apoyen a la mamá” de Guadalupe Lucero, la nena que desapareció el 14 de junio de 2021. “Apoyen a esa mamá, salgan, es la única forma” reclamó.

 

– Muchas gracias por conceder esta entrevista. Queremos también expresarle nuestro acompañamiento en este momento.

– Estamos en la lucha. Muchas gracias. Cecilia ya se hizo internacional, o sea, medios internacionales, organismos internacionales se han comunicado conmigo y van a tomar recaudos, van a actuar en este caso porque a nivel nacional no se actuó, hay muchas irregularidades en lo que se hizo, digamos, o cómo se manejó el tema, sobre todo del resguardo de los lugares donde se produjo el crimen. Varios organismos internacionales se pusieron en contacto conmigo. Así que Cecilia hoy es internacional.

– Gloria, ayúdenos a entender, ¿Quiénes son los Sena?

– Bueno, los Sena son, eran lo que yo conocía, digamos, era un grupo de piqueteros, eso es lo que yo conocía, pero ahora con el tema de Cecilia se destapó una olla de mafia, de protección política, de lavado de dinero, de todo. O sea, muertes… Cecilia no fue la primera. Ellos son gente que acá en Chaco adoctrinaba a niños porque tenían una escuela y les hacían jurar la bandera de Cuba y los adoctrinaban, prácticamente estaban adoctrinando a la gente. O sea, era casi sectario.

– ¿Son un clan como lo presentan los medios?
– Un clan, exactamente, un clan, un clan, un clan mafioso, donde el jefe, como le decía César, mi yerno, era Capitanich.

– ¿Así de fuerte es ese vínculo entre los Sena y Capitanich?

– Así de fuerte es el vínculo, es más, él siempre decía, porque yo siempre le preguntaba por qué andaba armado, o por qué una vez andaba manejando la moto sin ningún tipo de licencia, sin casco, sin nada. Y entonces me dijo: y quién me va a tocar a mí. La policía no me puede tocar. Y si nos tocan el culo a nosotros, le tocan el culo al Coqui (Capitanich). Así, porque siempre hablaba así.

Entonces me molestó que después, cuando yo lo dije en una declaración y lo sacaron todos los medios porque me preguntaron, resulta que se victimizó Capitanich diciendo que era un ataque directo. Pero yo no lo dije, lo dijo su propia gente, lo mismo que ahora Claudia Panzardi (diputada del espacio de Capitanich) que dijo que mi hija se equivocó al elegir a esa familia, pero el primero que se equivocó al elegir esa familia y darle un millón de pesos por día fue Capitanich, con la diferencia que Capitanich tiene los medios para saber quién era esa familia. Y mi hija no, porque mi hija era una chica que estudiaba y trabajaba, que vivía en un termo como yo. Yo tampoco sabía. Yo solo sabía que eran piqueteros.

– ¿Se asustó cuando se enteró que su hija tenía relación con uno de los integrantes de la familia?

– No, yo no sabía mucho de ellos, no sabía mucho de ellos, a mí no me gustó porque no me gustó. El primer día que lo conocí no me gustó el chico, no sé por qué, no me gustó. Después lo fui aceptando y cuando ella me dijo que se iba a casar igual, bueno, lo acepté. Porque yo no estaba de acuerdo porque la familia de él no iba a ir al casamiento. O sea, yo me enteré al último día de que la familia de él no iba a ir al casamiento. Entonces le dije, ¿cómo te vas a casar con alguien que la familia no te quiere? O sea, ¿vos no te casás con una persona? ¿Te casás con toda la familia? Entonces ella me dijo, mami, me voy a casar igual. Bueno, entonces era mi hija, no iba a perder a mi hija por un tipo, así que estuve ahí en el Registro Civil y yo fui la que le tejí el vestidito.

– ¿Es imposible que esta gente se haya movido con tanta impunidad si no tuviesen allí un vínculo político tan fuerte como el que usted describe con Capitanich?

– O sea, Capitanich es un hacedor de piqueteros. O sea, que fíjate que ahora no hay un solo piquete. En un mes, no hay un solo piquete porque él le dijo quédense quietos porque vinieron los medios. Él es el que maneja los piquetes. Él es el que alimenta los piquetes, él es el que le da la plata. Él es el que hace que corten las rutas, el que corta el coche, él es el que maneja todo. Y me hago cargo de lo que digo, que me haga una demanda, que haga lo que se le dé la gana, porque encima dice “no pueden difamarme” y qué sé yo, pero fíjate, oh casualidad, en todo el mes no hubo un solo piquete.

– ¿En esta situación tan dolorosa usted cómo hace para dormir?

– Corro. Mi instagram es gaviota_correr. ¿Por qué? Porque yo me dedicaba a prepararme para una maratón. O sea, yo estuve inválida hace 10 años en una silla de ruedas y Cecilia me ayudó a caminar. Ella me hizo caminar. Ella me decía como en las películas y fue mi entrenadora, ella me hizo caminar yo tuve afectada de ciático así que caminaba arrastrando una pierna, me doblaba, y ella me dijo vas a caminar bien derecho y me hacía entrenar todo el día y llegué a pesar 134 kilos y ella me hizo bajar 53 kilos. Y bueno, ahora mi sueño era hacer una maratón. Mi mundo giraba en torno de eso, yo no miraba noticiero, yo no escuchaba radio, nada de ese tipo de cosas, vivía en un termo porque mi única meta era concentrarme en mi maratón. ¿Por qué? Porque ya mis hijas estaban grandes, o sea, una estaba casada, la otra se había recibido, ya tenían su vida, entonces era el momento en donde yo me iba a ocupar de mis cosas.

Yo me tuve que hacer cargo solita con veinticuatro años de mis hijas, porque el padre no pasó nunca un peso, ni siquiera apareció en su vida y ahora que murió la hija salió a colgarse de los medios para pedir dinero y encima me entero que era amigo de los Sena y que lavaba dinero para ellos. Hasta eso, hasta eso, tuvieron la caradurez de plantarme un ex marido que no vi por 24 años, un carancho que todavía no me entregan el cuerpo de mi hija y ya lo está vendiendo. Así que imagínate cómo es mi día a día. Entonces, ¿qué hago? Corro. Cuando me siento que me quiebro, corro. Porque a veces hasta me olvido de tomar agua, me olvido de comer, o sea, porque no tengo apetito, entonces corro y entonces eso me da sed, me da hambre, cansa mi cuerpo y duermo.

– ¿Quién la acompaña en estos días?, ¿Quién está con usted?

– Mi hija. Tengo guardias de seguridad acá en la puerta, y me acompaña para todo lo que me movilizo, mis custodios. Tengo un custodio de seguridad. Obvio, hubo amenazas tanto para mi hija como para mí. Entonces me movilizo constantemente con custodio. Y bueno, los vecinos, o sea, lo que más me cuidan a mí es la gente. La gente común que me cuida. O sea, la gente que se encariñó conmigo, no sé por qué, o sea, porque si estoy en este lugar es porque me cuidó la gente. Es lo que yo le digo a la gente, el poder lo tiene la gente, el pueblo es el que manda, el pueblo es el que decide, pero no es rompiendo, ni con palos. En todo caso deciden en las urnas, lo que yo les decía con el tema de cuando hacemos manifestaciones y dicen, “Coqui ándate”, y empiezan a colgarse de las rejas… Rompiendo la casa de Gobierno no vas a cambiar absolutamente nada, vas a cambiarlo en las urnas. Esa es la única forma que tiene el pueblo de manejarlo. ¿A quién querés?… Porque esta gente maneja los montos del dinero público. Ellos no es que sacan el dinero de su bolsillo para darles subsidios. Ese dinero sale en el impuesto de todos. Y ellos manejan los recursos públicos porque uno los puso ahí, con su voto. Mañana querés que Pepe maneje esos recursos y Pepe va a ser el que maneje los recursos. Y entonces manda el pueblo, sucede que al pueblo lo tienen ignorante y encima lo tienen agradecido por una limosna que le dan. Terminan siendo clientes

– ¿Ha pensado en cuáles pueden haber sido los motivos para que asesinaran a su hija?.

– No sé, o sea, para esa persona, este… ¿Cómo se llama? En 10 días, porque esto fue tramado en diez días, diez días tráeme toda una historieta de un viaje de un supuesto trabajo, todo, armaron toda la cama como se diría para matarla y eso es porque ella sabía algo muy grave o porque ella era un peligro para su mafia, digamos. Si no, ¿por qué la matarían?, o porque ella tal vez no se quiso prestar a esto porque mi hija era una buena persona y una persona decente. Nosotros las queríamos decente. O sea, mi hija siempre laburó, estudió, ayudó a que estudie su hermana.

Es más, ella quería sacarlo de ahí a César. Su misión, que había agarrado, era sacarlo. Se agarró a él, inscribió en la carrera de medicina, quería que él se independice de la madre, quería que deje de ser piquetero, quería que sea una persona decente, porque ella siempre le decía, esa no es la forma, y aparte ustedes usan a esa gente, ella siempre les decía, es una de las discusiones que tenía con César, que ella le decía.

César no quería que ella muestre por ejemplo su perrito o si se compraba algo. “Vos no tenés que mostrar, porque tenés que mostrar un perfil, al estar conmigo, tenés que mostrar un perfil pobre”. Porque ellos tenían que mostrar un perfil de pobreza extrema.

Tenía una casa donde en el segundo piso supuestamente era lujo, yo no conozco la casa, nunca fui, ni siquiera le conozco la casa, son dichos de mi hija. Mi hija decía que en el segundo piso era todo lujo y abajo era una clase media baja. Entonces ellos tenían que mostrar una pobreza para que supuestamente la gente se sienta cómoda, porque si no la gente no se sentía cómoda. Y andaban en una camioneta toda vieja y toda reparada cuando tenían autos de alta gama, o cuando viajaban por ejemplo a Italia o por ahí se daban todos los gustos. Según él, porque en mi casa, en lo que es la vida que tenía con nosotros, nunca puso un peso. La que mantenía la casa era mi mamá. Ellos vivían con mi mamá y la que mantenía la casa era mi vieja. Él nunca puso un peso en la casa. Él vivió todo un año ahí sin poner un solo peso. Y no tenía auto, no tenía… La última vez… En la última vez trajo una moto usada, así que. ¿Quién iba a creer vos que hablaba de millones? Él hablaba de millones, de que supuestamente manejaban millones. Nosotros le mirábamos diciendo, es un delirante, o sea, estaba boludeando nada más.

O por ejemplo decía, “si nos tocan el culo a nosotros, le tocan el culo a Coqui”, si Emerenciano quiere deshacerse de alguien, lo tiran a la chanchería y los chanchos se comen hasta los huesos. Nosotros creíamos que era broma, porque lo decían en un asado, en una comida, así con amigos, qué se yo, riéndose, o sea, como un chiste.

Es más, una vez mi hija estaba en la cafetería que habían puesto y mi hija le dice “Ahora soy la dueña porque la cafetería está a mi nombre y ahora soy la dueña y saco todo” le dijo así, en chiste. Y él le dice, “y bueno, yo te mando dos monos y terminas en la chanchería” y le dio un beso, y yo pensé que era una broma y hoy en día yo me pongo a pensar que fue una amenaza encubierta o sea hoy todo lo que yo pensé que era una broma de él que eran boludeces de él lo veo que son reales

Entonces yo me pregunto, porque la diputada Panzari salió a decir, ¿por qué -mi hija- se metió con esa familia? Ella eligió esa familia… ella tenía que saber que esa familia… Y bueno, ¿y Capitanich por qué le levantó un palo por día? Si todo el mundo, según Panzari sabía quién era esa familia. Entonces, ¿Capitanich no sabía quién era esa familia? Si Capitanich era el gobernador, ¿no sabía quién era esa familia, ¿cómo lo iba a saber mi hija?

– ¿Qué puede ser que haya visto o intuido Cecilia?

– En las últimas dos semanas antes de que pasara esto, antes de que saliera el tema del viaje, Cecilia estaba manejando las redes sociales de Acuña -la suegra- y menciona que Acuña le había pedido que se haciera cargo de las redes sociales y del manejo de todo lo que fuera la publicidad del movimiento, entonces tenía acceso digamos a las redes sociales y tal vez de curiosidad vio algo que no tenía que ver.

– ¿Usted cómo tomó el dictamen de los fiscales y la medida judicial por la cual los Sena y otras cuatro personas quedaron detenidas?

– Podés creer que yo todavía no lo vi, yo todavía no lo vi, no hablé con mi abogado todavía, porque yo anoche vine muy tarde y me acosté, estaba muy cansada, me dormí y recién ahora me desperté y recién ahora estaba por leer qué había pasado.

Pero sé que los siete quedaron detenidos con prisión preventiva. Lo que sabía era que Fabián había pedido domiciliaria y no sabía si la habían aceptado.

– ¿Usted cree en la justicia de Chaco?

– Mira, yo veo voluntad en algunos fiscales, eso sí veo, pero también veo muchas trabas. Por ejemplo, errores de fiscalía, que se purga información. Los Sena sabían antes que se hiciera el allanamiento dónde se iba a hacer. Después, el resguardo de las pruebas, por ejemplo, entraban, la gente me decía, mirá que están entrando y saliendo y sacan cosas de la casa de Emerenciano, cuando ese era el posible lugar de crimen. Lo mismo en la chanchería. Otra cosa, por “error” en Fiscalía, ellos estuvieron juntos los tres, ayer. El padre y el hijo estaban separados por una pared y habían hecho un código morse y se comunicaban a través de la pared… todo ese tipo de errores de la Fiscalía. Yo le creo al fiscal, o sea, yo hablé con él, soy una persona crédula, también creía en César, que la quería a mi hija y hoy mi hija está muerta,

– ¿Siente que la sociedad de Chaco perdió el miedo?

– Sí, lo siento. Bueno, el chaqueño siempre dijo, así como Corriente fanfarronea diciendo “Coyiente te va a ayudar”, el dicho del chaqueño es que “el Chaco tiene huevo y te lo demuestra”. Siempre, en cualquier partido de fútbol, en lo que sea, siempre se dijo. O sea, cuando el chaqueño se enoja, es bravo. Cuando un pueblo se levanta, hasta los militares saliendo cagando, o sea, cuando el pueblo dice basta, dice basta. Y lo ha demostrado muchas veces, o sea, cuando el pueblo dijo basta, es basta

– Se lo pregunto porque aquí en San Luis hemos tenido casos horrorosos, como la desaparición de una nena que seguimos buscando, Guadalupe Belén Lucero, a quien se la llevaron el 14 de junio de 2021 y las movilizaciones no son nunca multitudinarias. Esto no quita que el pueblo de San Luis no esté acompañando a la mamá de Guadalupe pero las manifestaciones aquí no son multitudinarias.

– Porque la gente tiene miedo, pero el miedo te paraliza, el miedo te paraliza. O sea, yo le digo a la gente, si vos le tenés miedo a esta gente, si vos le demostrás miedo a esta gente, no los pueden matar a todo el pueblo. ¿Entendés? Si vos dejás sola a una mamá, sí la van a matar seguramente, pero si todos vamos… Es como cuando vos estás en la parada de colectivos. Si estás solo, va a venir el chorro y te va a robar o te va a lastimar. Pero si hay 5, 6, 7 personas, viste que parecemos pollitos, nos metemos uno al lado del otro, entonces no viene un chorro. Y lo mismo pasa acá, cuando más personas se sumen a una marcha, menos van a poder amedrentarla. Entonces apoyen a esa mamá, salgan, es la única forma, así como con el cacerolazo cuando quisieron sacar a un presidente, lo pudieron sacar, así como cuando el pueblo se levantó sacaron hasta los militares. Cuando el pueblo quiere se levanta y dice basta, porque el pueblo es el que manda. Las grandes revoluciones nacieron en el pueblo.

– ¿Usted siente miedo?

– No, yo tenía miedo por mi hija, pero como sabe, mi hija está con seguridad. La cosa es que las amenazas, el tipo que te amenaza no te va a hacer. El que te va a hacer algo va a ir calladito y te va a meter un tiro. Es así. Las amenazas son para que te calles, son advertencias. Y si te lo van a hacer, te lo van a hacer igual. No tengo miedo, o sea, yo tengo más huevo que todos los hombres juntos

– Ojalá la justicia le devuelva un poco de paz en el corazón.

– Sí, o sea, a mí la justicia no me va a devolver a mi “monita”. La justicia no va a llenar el vacío, no me va a devolver el corazón que me arrancaron, pero sí va a evitar que otra madre vuelva a pasar esto. O sea, va a evitar, por ejemplo, que una madre tenga que llorar una ausencia. Eso es lo que quiero evitar. Quiero sacar la mugre que hay acá en el Chaco. Quiero sacar la corrupción, quiero sacar la impunidad, quiero sacar a este tipo que se cree tan intocable. Porque Capitanich se cree tan intocable como Emerenciano. Y hacen lo que se les da la gana.

 

***

Dejá tu comentario

Tal vez te interese