11 de diciembre de 2023

El discurso de Poggi en la mirada de Alejandro Cacace

71 veces leído
Alejandro Cacace.

Reflexiones sobre el Discurso del Gobernador Claudio Poggi y la Imperativa Reforma Constitucional en San Luis

 

Por Alejandro Cacace.

Profesor de Derecho Constitucional. Universidad Nacional de San Luis.

 

En un acto marcado por la solemnidad y la esperanza de un cambio significativo, el Gobernador Claudio Poggi pronunció su primer discurso de asunción ante la Asamblea Legislativa y marcó una visión transformadora para la provincia. En particular, captaron la atención de la audiencia sus declaraciones sobre los “niveles alarmantes de insatisfacción con el sistema democrático” que se verifican tras 40 años de haberlo recuperado. La conmemoración de los 40 años de democracia nos tiene que servir de reflexión y de acción, y yo le solicito a esta Asamblea Legislativa que comencemos rápidamente a  debatir y consensuar reformas institucionales y constitucionales que eliminen los privilegios de la política y que sumen institucionalidad y austeridad en el Estado”, expresó el Gobernador.

A continuación, el Gobernador alentó a pensar y realizar una reforma política, de las instituciones y constitucional para la Provincia de San Luis, enumerando y detallando algunas iniciativas de reforma que es importante destacar y analizar:

  • Alternancia en el gobierno: por qué no Impulsar una reforma constitucional que establezca que ningún ciudadano pueda ejercer como gobernador o intendente el mismo cargo por más de dos periodos”, dijo el Gobernador. Al modo del Ejecutivo de Estados Unidos, quien completa dos mandatos deja su legado para la posteridad, y se corta la especulación -y ese desgaste para el sistema propio de la lucha por volver- que se produce cuando un mandatario busca regresar. Sucedió así con Alberto Rodríguez Saá, que se dedicó casi de inmediato a construir una oposición a su propio partido y que efectivamente regresó por 8 años más, y también lo ha sufrido el sistema a nivel nacional con los eventuales retornos de Carlos Menem (2003) o de Cristina Fernández de Kirchner (2019). Agregó el gobernador con una claridad a la que poco se puede agregar: “Ocho años como máximo y no pueda regresar al cargo ejercido. Eso permite renovar la política, oxigenarla y renovar las fuerzas para trabajar por el bien común. También se debería aplicar a los legisladores provinciales.”
  • Prohibición de reelección de los parientes: es conocida en nuestro sistema la vulneración de las limitaciones a la reelección a través de la sucesión entre hermanos en nuestra provincia o la sucesión matrimonial a nivel nacional. Dijo el gobernador: “Y esta reforma también debería incluir algún requisito relacionado con la consanguinidad. Porque renovar la política no es tampoco que cuando uno termina el mandato, quien lo suceda sea el esposo o esposa, el hijo o la hija. No debe ser así.  Si no realizamos modificaciones normativas para que no sigan siempre los mismos… van a seguir siempre los mismos.” De hecho, nuestra Constitución previa a la reforma de 1986 ya contenía esta disposición. Se prohibía la reelección del propio gobernador o de sus parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad. Es cuestión de restablecerla, y que esto no vuelva a ocurrir hacia el futuro.
  • Unicameralidad: expresó el Gobernador: “Estudiemos y analicemos la necesidad de convertir nuestra Legislatura, hoy compuesta por dos cámaras, una cámara de diputados y una cámara de senadores, en un sistema unicameral. Hoy 16 de las 24 provincias que conforman nuestra Nación poseen sistema unicameral, si dos de cada tres provincias adoptaron ese sistema, debemos estudiar su efectividad, razonabilidad y aplicarlo a nuestro orden constitucional. Esto devendría en menores gastos, con mejor eficiencia legislativa.” Clave la afirmación de que dos terceras partes de los distritos son en verdad unicamerales. De hecho, nuestra Provincia de San Luis también históricamente lo fue. Hasta la reforma de 1987, no existía el Senado, la Legislatura era unicameral, y tenía 30 miembros, es decir 22 legisladores menos que en la actualidad (43 diputados y 9 senadores). Otra vez nuestra historia constitucional nos da la respuesta a los problemas del presente y al diseño que podemos volver a tener hacia el futuro.
  • Reforma electoral: expresó el gobernador: “Modifiquemos nuestro sistema electoral. No son compatibles con los tiempos que corren las boletas sábanas. Ni la Ley de Lemas. Recuerden los cuartos oscuros del pasado 11 de junio. Toneladas de papel apiladas en cientos de mesas tornaban una odisea para el elector poder encontrar la boleta deseada. Hay caminos para cambiar, la boleta única papel o el voto electrónico, cambios que permitan a todos los espacios políticos competir en igualdad de condiciones, con más transparencia y austeridad.” Desde luego es perfectamente posible eliminar la ley de lemas, establecer la boleta única papel o electrónica como mecanismo de votación, y también terminar con las listas sábanas que tanto rechazo generan a la ciudadanía. Y para esto ni siquiera hace falta una reforma constitucional, sino que basta con una ley. Sobre las opciones de sistemas y diseño para lograr estos objetivos, remito en aras de la brevedad al libro que publicáramos como resultado de estas discusiones en la Legislatura, que resume la posición de más de 130 expositores de la provincia, junto al informe y opinión que dieramos de ello: San Luis. Reforma Política y Constitucional. 1a ed. – Buenos Aires: Dunken, 2009 (ISBN 978-987-02-4175-1)

La propuesta del Gobernador Poggi no se limita a meros reajustes superficiales, sino que abraza una transformación integral de las instituciones gubernamentales. El discurso del Gobernador Claudio Poggi marca el comienzo de una nueva era para San Luis, donde la reforma constitucional se presenta como un catalizador fundamental del cambio. El futuro de San Luis se vislumbra lleno de posibilidades transformadoras, y la sociedad aguarda con expectación el desarrollo de esta iniciativa que promete redefinir el curso político y social de la provincia. En la respuesta que el propio sistema político dé se verificará si la ciudadanía renueva su confianza en el sistema, y si logramos así aquel anhelo de democracia por 100 años. No queda más que decir que “manos a la obra”.

Dejá tu comentario

Tal vez te interese