Tres miradas sobre el debate que se viene en Diputados

5 minutos de lectura

Una polémica interesante se dará el próximo miércoles en la Cámara de Diputados referido a las Cuentas de Inversión de la provincia, proyecto que tendrá el martes un despacho de la Comisión de Finanzas y que ingresará formalmente para su tratamiento un día después.

Veamos.

Hay un núcleo de coincidencias negativas en diputados sobre varios aspectos:

  1. La cuenta de inversión, es decir cómo el Estado Ejecutó sus recursos, tiene un resultado deficitario de entre 5 mil y 6 mil millones pesos.
  2. Se incumplen con aspectos del artículo 52 de la Ley de Contabilidad que es la que establece cómo se confecciona una cuenta de inversión. Aseguran que hay numerosos y groseros vicios de formalidad en la confección de esa cuenta.
  3. Falta documentación relacionada a los balances de las Sapem, es decir de aquellas empresas bajo la forma de Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria, con que cuenta el Estado provincial.
  4. No se ha respetado la proporcionalidad de la que se hace gala el Gobierno con la idea de un presupuesto equilibrio que contemple un 50 por ciento de gastos corrientes y un 50 por ciento de gastos de capital. Esa relación rondaría en la actualidad en el orden del 70/30, argumentando por ejemplo que los sueldos de los docentes son incluidos como gastos de capital porque “la educación capitaliza a la provincia”.
  5. Las prioridades están invertidas. Señalan por ejemplo que para la ejecución del programa “San Luis a Fondo” que promueve la realización de carreras de rally se gastó 25 millones de pesos, mientras que para desarrollar acciones preventivas en materia de adicciones entre los jóvenes, se gastaron sólo 11 millones.
  6. Otra observación azarosa: un Jefe de programa cobró a través de su sueldo más dinero del que gastó el Estado provincial en 2019 en políticas de Salud sexual reproductiva (389 mil pesos al año).

Estas observaciones les pertenecen a los diputados Juan Pablo Funes y Gastón Hissa quienes tienen una mirada crítica tanto en lo político como en lo técnico de la cuenta de inversión que se tratará el miércoles.

Pero hay otras miradas. Como la de “Lucho” Martínez que considera que hay que reformular las lógicas con las que se confecciona el presupuesto provincial.

“El equilibrio entre 50 por ciento de gastos de capital y 50 por ciento de gastos corrientes que le permitió a San Luis crecer de una manera asombrosa, hoy es un anhelo porque San Luis llegó a un punto en el que esa meta es inalcanzable”, sostiene.

– ¿Por qué?…

– Porque hay otros factores determinantes, porque las condiciones de Argentina no son las mismas. No siempre se puede alcanzar esas metas. No es razonable. El país no era tan volátil.

Desde su punto de vista, la gestión en el gobierno nacional de Mauricio Macri desordenó factores clave como el dólar, la producción que tuvo una caída estrepitosa, la inflación que erosionó salarios, elementos condicionantes para la elaboración del presupuesto.

“Cada año que vos hacés una inversión de capital como las que hace el Gobierno puntano, termina significando al ejercicio del año que viene, un aumento considerable en gastos corrientes. La inversión en capital que hace San Luis con el nuevo hospital este año, se reflejará en un aumento del gasto corriente referido a sueldos de personal de ese hospital, justifica Martínez.

Estos son parte de los argumentos que se esgrimirán el próximo miércoles en la Cámara Diputados para cerrar un tema que arrastra polémica.

Esta rendición se corresponde con el presupuesto 2019 que el año pasado la Cámara de Diputados rechazó, al punto de que el proyecto fue desechado y devuelto para su nueva confección en Terrazas del Portezuelo. Como no hubo una nueva formulación, ese presupuesto finalmente tuvo sanción ficta.