Cuenta regresiva en el armado del frente opositor

38 veces leído
1 minuto de lectura

PAS no porque es una trampa del oficialismo provincial, dicen en Avanzar.
PAS sí para definir las candidaturas que no se consensúen, dice en la UCR.

Y a todo esto, el interventor nacional del PRO, Esteban Garrido estuvo en San Luis, dialogó con los referentes de cada partido del espacio opositor y se volvió a Buenos Aires, sin poder firmar el frente electoral.

Posible consecuencia de estos desacuerdos: si el PRO, cuya presidenta Patricia Bullrich fue quién más insistió con la negativa de participar en una PAS en el zoom entre las cabezas partidarias que esta página informó el viernes pasado, decide no firmar junto a la UCR un frente electoral, nadie podrá usar el nombre Juntos por el Cambio en San Luis.

La elección quedará signada por el valor de los nombres propios que cada partido pueda esgrimir.

La impresión que se llevó Garrido es que el PRO puntano desea acompañar a Avanzar, prefiriendo la postulación a diputado nacional de Claudio Poggi, y no la de los nombres que suenan en la UCR: José Riccardo, Jorge Lucero, y hasta Walter Ceballos.

La negociación-discusión tiene epicentro por estas horas en Buenos Aires, en donde las conducciones partidarias intentan resolver el dilema planteado en San Luis.
Escenarios posibles:

1. El PRO firma un frente con Avanzar, y la UCR juega sola. En la UCR hay posibilidad de una segunda subdivisión: ya no solo del frente sino entre las propias líneas internas.

2. El PRO no firma con nadie, dado que las particulares características de las PAS en San Luis no se repite en otra jurisdicción. Avanzar se presentará con lista de consenso interno y la UCR jugaría su propia interna partidaria o buscaría el consenso entre sus líneas internas.

3. El PRO firma el frente Juntos por el Cambio con la UCR, y Avanzar presenta sus candidatos por separado.

A 24 horas del vencimiento del plazo de inscripción de frentes electorales, no está dicha la última palabra.

Dejá tu comentario

Tal vez te interese