Más testigos complican a Rosendo: «Yo le sabía ver moretones a Ivana»

5 minutos de lectura

Dos nuevos testimonios recogidos esta semana por la agente fiscal Daniela Cristina Torres complican aún más la situación procesal del senador provincial por el departamento Pedernera, Ariel Rosendo acusado de “Robo doblemente calificado por efracción o fractura y por ser en poblado y en banda, desobediencia a una orden judicial y violación de las medidas anti-epidémicas en concurso real”.

Se trata de la ratificación de un comerciante, quien supo ser amigo de Ivana Massimino, la ex pareja del senador, a quien Rosendo le pidió ayuda para sacar unas cosas de su casa.

Este hombre de unos 40 contó cómo fue el momento en que Rosendo con la ayuda de otra persona que estaba agachada trabajando para abrir la puerta logró ingresar al domicilio de Massimino pese a que se activó la alarma en forma escandalosa.

Asustado por lo raro de toda esta situación declaró que prefirió irse y dar una vuelta con su auto, y que cuando volvió a pasar por el lugar se encontró con que ya habían subido a la camioneta de Rosendo un bulto que no logró identificar.

Contó cómo llegó hasta ese lugar un vehículo de monitoreo de la empresa de seguridad Primacy y hasta un patrullero policial. En febrero pasado este comerciante había acompañado a Rosendo y a la Policía hasta ese domicilio a retirar pertenencias, por lo que supuso que también esta vez, estaba todo en orden.

Contó que fruto de este epidio a él le secuestraron su vehículo, lo que fue motivo de su enojo con Rosendo. “Me fui por la alarma, el escándalo que estaba haciendo, pensé que iban a salir los vecinos”, contó este comerciante ante la agente fiscal.

El otro testimonio es el de una mujer, que trabajaba como empleada doméstica y cuidaba a la hija de Massimino y Rosendo.

Esta mujer contó que su ex empleadora le llamó –ya que mantienen buena relación- para pedirle que se acerca hasta su casa porque aparentemente habían entrado a robar, que habían forzado la cerradura de su casa y que ella estaba regresando hacia Villa Mercedes desde la ciudad de San Luis.

Contó que al llegar a la vivienda ya estaba el personal de la empresa Primacy y la Policía. Que vio como la puerta de madera estaba destrozada como con un hacha y que una cerradura superior había sido sacada.

“Entramos, miramos y vimos que faltaban un montón de cosas, sillas, televisores, camas, ropa de Ivana, electrodomésticos, también faltaba el monitor de las cámaras de seguridad y estaba la alarma reventada, como forzada porque habían intentado llevársela”, relató esta mujer.

La mujer también contó que trabajó tres años, que el Senador Rosendo era quien le pagaba en negro. “Yo presencié gritos e insultos de parte de él, él le gritaba mucho y hasta la nena, hasta mí me sabía dar un poco de miedo, gritaba “Ivana” y se iban a la pieza a discutir”.

“Yo le sabía ver moretones a Ivana, no le quería preguntar, pero me daba cuenta que los tenía, yo nunca lo vi a él que le pegara, sí escuchaba gritos e insultos”, declaró la mujer.

El juez que lleva adelante la investigación es el Juez Penal N° 2, doctor Leandro Estrada. La abogada de Ivana Massimino es la doctora Leticia Latini. A Rosendo lo defienden los abogados Gustavo Reviglio y Valentin Rivadera. Gastón Yllera es abogado del gremio SMATA que denunció el robo.