El escándalo por los «vacunados VIP» llega al intendente Frontera

3 minutos de lectura

Los poderosos y sus aliados se saltan la fila. Una ola de casos de corrupción ha dejado en evidencia cómo hicieron las figuras influyentes de la región para acceder antes a las vacunas. La sorpresa del público se está convirtiendo en indignación. Y podría inclinar las preferencias electorales.

Ese párrafo forma parte de la cobertura que The New York Times ha hecho esta semana sobre los escándalos de vacunación en América Latina, que golpeó con la fuerza de un tsunami mediático en Argentina, y que tiene sus remezones en el Gobierno provincial y en algunas municipalidades.

El intendente de Villa Mercedes, Maximiliano Frontera tendrá que nadar en las turbulentas aguas de ese escándalo por los “vacunados VIP” e intentar dar explicaciones convincentes para demostrar que ni él, ni sus funcionarios gozaron de ese privilegio.

Esas explicaciones le exige el Tribunal de Contralor de Villa Mercedes para que un plazo de 48 horas informe si en Villa Mercedes los funcionarios municipales fueron beneficiados “mediante una medida discrecional conocida como “Vacunatorio VIP” que la ministra de Salud de la provincia, Silvia Sosa Araujo, reconoció que existe con el consentimiento del gobernador Rodríguez Saá y de la jefa del Comité de Crisis, María José Zanglá”.

Ricardo Balza y Silvia Palacios, integrantes de ese tribunal de control, señalaron en la intimación que “si estos hechos se cometieron estaríamos frente a la posible comisión de delitos penales como abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario público, tráfico de influencias y discriminación, sin descartar que de ello se desprenda la figura de la asociación ilícita”. 

La idea es cotejar la información que tienen Fronteras con la que se ha solicitado al gobierno provincial, “bajo apercibimiento de iniciar acciones penales. Queremos verificar si es cierto que han actuado conforme a la ley, como suelen expresar”.

El tercer integrante de ese organismo de contralor, el justicialista Hugo González prefiere no preguntar.

El pedido de informe puede ser descargado y leído en el siguiente link: