El fracaso de la unidad del PJ en el departamento Junín

2 minutos de lectura
1

El justicialismo del departamento Junín tiene una enorme incapacidad para lograr la unidad entre los diversos sectores que lo componen.
Conviven en esa región de la provincia numerosas facciones que no logran encontrar el camino de la unidad que les permita tener la fortalece que se requiere para pasar a ser un actor dominante políticamente.
Las intendencias de las principales ciudades o localidades del departamento están en manos de la oposición provincial: en Merlo gobierna Juan Alvarez Pinto -con uno de los gabinetes y equipos de trabajo más diversos e integradores políticamente que se recuerde para ese municipio; en Santa Rosa gobierna el radicalismo de la mano de Marta Ponce, esposa del ex intendente y líder departamental Miguel Postiguillo, mientras que en Carpintería conduce Gastón Herrera del Movipro.
Sólo en Merlo hay dirigentes que se referencian el kirchnerismo, otros en el peronismo, también hay dirigentes que se presentan como referentes de Compromiso Federal, y otros que en la última elección acompañaron a Adolfo Rodríguez Saá, una variedad que no logra encausar sus fortalezas desde la unidad. En los últimos días hubo algunos intentos de reuniones que fracasaron rápidamente, tal vez, porque como aseguraron a esta página algunos de esos dirigentes, los encuentros fueron coordinados a la distancia, desde Buenos Aires por Dolores Lucero Belgrano. A la tercera reunión ya prácticamente no quedaban dirigentes.
Algunos de esos dirigentes creen que, a la vista de esta dispersión, sólo si hubiese un ordenamiento muy vertical desde la sede de PJ en Héroes de Malvinas en la ciudad de San Luis podría a llegar a pensarse una unidad a la fuerza para el peronismo de Junín.
Este año en esa región puntana se elegirán tres diputados provinciales, bancas que hoy ocupan Ricardo Cháves, Mónica Domínguez y José Fara; 5 concejales en Merlo y 3 en Santa Rosa del Conlara.