Mones Ruiz vivió un reclamo inédito en la puerta de su casa

Esta semana sucedió un hecho inédito en la vida política provincial. Nunca antes un reclamo de vecinos había llegado hasta las puertas de la vivienda personal de un funcionario. Muchos menos, de alguien con la envergadura de Vicegobernador.

Así sucedió con un grupo de inscriptos de viviendas que llegaron hasta la puerta de la casa del Vicegobernador Eduardo Mones Ruiz en Villa Mercedes para exigirle respuestas por la demora en la adjudicación de sus viviendas.

Minutos antes los vecinos habían reclamado sobre Avenida Mitre frente al edificio municipal, pero de allí se habían ido sin respuestas.

Esos reclamos han sido ampliamente tratados por los medios. Son vecinos que llevan años pagando cuotas de planes de vivienda pero quedan relegados porque el Gobierno prioriza otros casos.

Esa reconsideración de prioridades ha desordenado el sistema. Es evidente. Mientras el Gobierno anunció la entrega de 1002 viviendas para el mes de julio, a menos de una semana de terminar el mes, apenas se ha entregado una decena de casas. Y lo que es peor, nadie les da certezas a los inscriptos. En esa incertidumbre radica buena parte del reclamo que escuchó personalmente el vicegobernador Mones Ruiz.

Sin bien peticionar y responder es tanto un derecho como una obligación de los actores que forman parte de la vida en una sociedad democrática –ciudadanos y gobernantes-, ningún funcionario desea que una manifestación se concrete en la puerta de su domicilio particular. Lo mismo da que sean diez, cien, o mil.

Esta es una experiencia de la que deben tomar nota los noveles funcionarios, porque esta situación hubiese sido impensada en otros tiempos. Claramente la sociedad cambió.

De hecho no hay antecedentes. Sólo los muy memoriosos recuerdan que una situación en algún aspecto parecida vivió Mario Raúl Merlo en los primeros días de gestión en uno de sus mandatos como intendente de Villa Mercedes. Hace casi 15 años atrás, entre 2005 y 2006 una protesta social amenazó con armar una carpa en la puerta de la casa del intendente. Esa instalación finalmente se dio frente al edificio municipal.

Share