Una app que abre interrogantes en Merlo

1 minuto de lectura

El intendente Juan Alvarez Pinto y el rector de la Universidad Nacional de San Luis Víctor Moriñigo presentaron el martes pasado una aplicación para registrar la trazabilidad de las personas en comercios y edificios públicos de la Villa de Merlo. Esa información serviría para ubicarlas en tiempo y espacio si aparecen casos de coronavirus. Pero la novedad abrió otra clase de especulaciones: ¿nació en la formalidad un eje político opositor al gobierno de Alberto Rodríguez Saá?

Al menos tres aspectos de esa puesta en escena resultaron llamativos:

– El decano de la Facultad de Turismo y Urbanismo Gabriel Togneilli no estuvo en la mesa de presentación. Es un detalle importante, porque era el anfitrión y su imagen hubiera proyectado otro arraigo en una sociedad que suele mirar con desconfianza todo lo que viene de la capital de San Luis.

– El intendente excluyó de la actividad a la universidad nacional que sí tiene sede en Merlo: la Universidad Nacional de los Comechingones. El tono del acto, además, tuvo un aire inconfundible: era una puesta en escena de Franja Morada. 

– El hecho de concentrar en una base de datos única el movimiento de las personas en comercios y espacios públicos de Merlo, que administrará sólo la Municipalidad, despertó una controversia inevitable: la eventual vulneración a la privacidad de las personas. La aplicación consiste en un lector del código QR del DNI, que va a geolocalizar a la persona en un comercio u oficina pública. Entonces, con una base de datos centralizada, la Intendencia podrá trazar con el tiempo un mapa individual de los hábitos de consumo de cada habitante merlino.

“¿Por qué el intendente debería administrar esa información, que invade la privacidad,  sin control alguno?”, deslizó ayer el concejal de uno de los bloques opositores. ¿Conflicto en puerta?