La vergüenza institucional de Las Lagunas

2 minutos de lectura

Ante la falta de resolución por parte del Superior Tribunal de Justicia de la provincia al reclamo que lleva adelante un grupo de dirigentes del departamento San Martín, el Gobernador Alberto Rodríguez Saá deberá volver a llamar a elecciones para normalizar la situación en la localidad de Las Lagunas.
Ese pueblo quedó envuelto en un escandaloso manoseo institucional: el perdedor de las elecciones fue nombrado normalizado pero tuvo que dejar el cargo luego de ser detenido por violar la cuarentena y los vecinos del departamento San Martín se quedaron con un representante menos en la Cámara de Diputados de la provincia.
Luego de la derrota en las urnas del candidato oficialista, Américo Chávez, el Gobernador Rodríguez Saá lo sentó en el sillón municipal como normalizador, pero duró poco. A fines de abril del 2020, Chávez fue detenido por participar de una fiesta en Potrerillos y violar la cuarentena en los primeros meses de pandemia.
El 1° de mayo del año pasado, Rodríguez Saá volvió a nombrar otro normalizador; esta vez el ex intendente de Paso Grande, Diego Barroso; pero el departamento San Martín se quedó sin un representante en la Cámara de Diputados, dejando afuera a Carmelo Mirábile, que participó en las elecciones en una lista contraria a la de Rodríguez Saá.
El conflicto surgió porque al abrir la urna de la única mesa habilitada en el escrutinio definitivo de las elecciones generales de 2019, no coincidieron la cantidad de votos con el número de sobres. Según el registro votaron 271 vecinos pero adentro la urna aparecieron 299 votos.
Por esta irregularidad, el Tribunal Electoral declaró la nulidad de ese comicio y resolvió en diciembre que se debía llamar a elecciones nuevamente, una decisión que Rodríguez Saá podría llevar adelante de cara a los comicios generales 2021.