Vendedores del Paseo del Padre y de la ruta 147 buscan un lugar para seguir trabajando

2 minutos de lectura

A poco más de un mes y medio del incendio que destruyó las cabañas de artesanos en el Paseo del Padre la única decisión firme es la del intendente de San Luis, Sergio Tamayo para que esos trabajadores no vuelvan a ocupar ese espacio público.

No se sabe si allí, en pleno centro puntano, se construirá un nuevo edificio con prestaciones muy superiores a la precariedad de esa instalación previa que terminó hecha ceniza, ni se sabe si el resto de los cabañeros cuyos emprendimientos quedaron en pie también deberán desocupar el Paseo.

Lo cierto es que los vendedores que lograron rescatar, salvar o preservar algo de su mercadería ahora buscan poder seguir vendiendo en las veredas céntricas con lo cual hay un nuevo foco de reclamo.

El día después. Así quedó el Paseo del Padre luego del incendio.

Esta semana otro grupo de no menos de quince vendedores callejeros –los que normalmente se instalaban entre el Puente Derivador y el Puente Favaloro- fueron desalojados de ese espacio por donde se construirá el nuevo trazado de la promocionado Avenida de Circunvalación, obra que financia la administración nacional.

Esa obra tendrá una extensión de 9,2 kilómetros sobre la actual traza de la ruta nacional 147 y permitirá mejores condiciones de transitabilidad para unos 26 mil vehículos que circulan a diario atravesando la zona urbana este de la ciudad capital.

Este último grupo de vendedores que gestiona su sustento familiar en condiciones informales también reclama una relocalización provisoria mientras se hace la obra que estaría terminada en dos años aproximadamente.

La noche del incendio.

Responder

Your email address will not be published.