La sociedad puntana se puso de pie para dar una lección de solidaridad y empatía

2 minutos de lectura

La vocación, abnegación, desinterés, entrega, el altruismo, valor, profesionalismo y compromiso que han demostrado todos los bomberos de los cuarteles intervinientes en la lucha contra los incendios en estos días, en distintos puntos de la provincia de San Luis, merecen el más absoluto reconocimiento de todos nosotros.

Sin ellos estaríamos hablando de una tragedia mucho mayor.

Así lo entendió una vez más la sociedad de San Luis que en su conjunto respondió con un enorme respeto, admiración y cariño para con los bomberos, sin distinción de cuarteles o reparticiones. 

Ese agradecimiento unánime y la comprensión cabal de la grave situación que se ha vivido por estas horas, se tradujo en infinitas muestras de acompañamiento con enormes cantidades de ayuda: agua, alimentos y medicinas, que llegaron hasta los cuarteles o en cada lugar que sirvió para recoger esa ayuda solidaria.

También muchos profesionales pusieron sus conocimientos a disposición de los propios bomberos y hasta para proteger y sanar a los animales silvestres que, heridos o desconcertados por el fuego, buscaron refugio en zonas pobladas.

Las imágenes conmovedoras están en las redes sociales, se repiten en las calles de cada localidad, sus historias se escuchan en cada radio y se reflejan en las páginas web de noticias.

Hablan de lo mejor que tiene San Luis, del pueblo que una vez más entendió mejor que nadie la gravedad de lo que estaba pasando y lo que se tenía que hacer, sin esperar nada de nadie.

Ya llegará el momento de hacer el análisis sobre cómo se cumplieron las responsabilidades institucionales.

Quedémonos ahora con lo mejor de estos días: nuestros valientes bomberos y la solidaridad y empatía de la sociedad de San Luis.