San Luis: la quinta provincia con más ataques a la libertad de expresión

Un informe revelado por el Foro de Periodismo Argentino, FOPEA, el pasado martes al conmemorarse el Día Mundial de la Libertad de Prensa, ubica a la provincia de San Luis como el quinto distrito con más ataques a la libertad de expresión.

 

La provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma -con su exuberante cantidad de medios-, encabezan ese ranking con 17 denuncias cada una. Le siguen Chaco con 11, Tucumán con 9, y Formosa y San Luis, con 7 cada una.

El trabajo de FOPEA advierte que durante la pandemia de coronavirus se duplicaron los casos de agresiones contra periodistas y que son los profesionales vinculados a la radio quienes sufrieron más agresiones, seguidos por trabajadores vinculados a diarios y a la televisión.

En total en todo el país durante 2021 se registraron 108 casos de agresiones a periodistas y se detectó que los agresores mayormente están vinculados al poder político y a la Justicia.

 

La estadística forma parte del balance 2021 de las acciones del Monitoreo de Libertad de Expresión, que lleva adelante el Foro.
Tres aspectos son interesante para mirar de cerca, y sobre ellos pone la lupa el colega Oscar Flores, integrante del Foro nacional.

En sus palabras, estos son los desafíos que enfrenta el periodismo en San Luis.

1) Luchar contra la precarización laboral: según el relevamiento realizado entre diciembre de 2020 y mayo de 2021 por FOPEA; la precariedad laboral con que trabajan las y los periodistas se acentúa fuertemente en las provincias donde los propietarios de medios no incorporan a sus trabajadores al sistema formal, y donde la existencia de contratos bajo la modalidad de Monotributo es lo que más abunda. El mismo panorama se presenta en las oficinas de prensa públicas, tanto provinciales como municipales, y también en oficinas dependientes del Estado Nacional. En muchos casos, las y los periodistas de radios y televisoras por cable trabajan a cambio de publicidad.

2) Limitación de la Libertad de Opinión: existe una fuerte dependencia publicitaria de los medios a la pauta oficial concentrada por el Gobierno provincial, quien la monopoliza a cambio de que no se critiquen sus actos. La censura en la libre opinión llega al extremo de desplazar a periodistas y conductores de programas que invitan a opositores.

3) Inexistencia de los mecanismos claros, rápidos y fáciles de acceso a la información pública: la mayoría de la documentación referida a obras públicas, gastos del Estado y otra información de interés es de difícil acceso para los ciudadanos y también para periodistas. El Boletín Oficial publica la información de decretos a cuenta gotas y fuera de tiempo.

 

Como corolario vale señalar que esta semana, ironía del calendario, el Superior Tribunal de Justicia le denegó al periodista Diego Masci un recurso extraordinario interpuesto en la causa que lo enfrentó en desiguales condiciones a la ex ministra de Educación, Natalia Spinuzza, por el famoso video en el que admitía estar drogada, y que le valió una condena al periodista por informar sobre el caso.

Firmaron la nueva resolución los jueces Carolina Monte Riso, Cecilia Chada, Jorge Levingston y Jorge Fernández. “Un homenaje al Día Mundial de la Libertad de Prensa”, ironizó Masci.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Authors