Los últimos 100 días de Rodríguez Saá

448 veces leído
1 minuto de lectura
Alberto Rodríguez Saá, en cuenta regresiva.

A 100 días de dejar el gobierno, Alberto Rodríguez Saá envió a la Legislatura el presupuesto provincial para el ejercicio 2024 sin contactar, coordinar, ni consultar con el gobernador electo Claudio Poggi, quien gobernará la Provincia desde el 10 de diciembre.

El ingreso del proyecto de presupuesto a la Cámara de Diputados fue confirmado a DePolítica por fuentes parlamentarias del oficialismo sin brindar mayores detalles. De esta manera, el proyecto de presupuesto 2024 aparecerá en el sumario de la sesión del próximo miércoles para ser girado a comisión para su estudio.

El proyecto de presupuesto provincial es la herramienta de planificación que permite conocer de qué manera el gobernante dispondrá de los recursos del Estado para llevar adelante la gestión de gobierno. Es un instrumento muy importante y que, naturalmente cuando se producen recambios gubernamentales, es confeccionado entre el gobernante saliente y su sucesor.

No lo quiso así Rodríguez Saá, el saliente.

¿Qué provoca su negación? Ni más ni menos que el entorpecimiento del normal desarrollo de la vida institucional de San Luis.

¿Qué esconde Rodríguez Saá con el armado inconsulto del presupuesto 2024? Una reforma administrativa estructural del Estado, con nuevos nombramientos en cargos económicamente muy redituables para dirigentes, funcionarios y sus familias, lo que se constituye en otro intento de condicionar al próximo gobierno provincial.

¿Qué revela esta negación de Rodríguez Saá? Que sigue enojado con su derrota electoral del 11 de junio, también con la del 13 de agosto, y que para peor, ve venir una nueva caída en octubre.

¿Cuál es el plan de Rodríguez Saá? A la luz de los acontecimientos aprovechará cada uno de los cien días que le quedan para caminar por Terrazas – amparándose en la idea de que debe gobernar hasta el 9 de diciembre- para sembrar de “explosivos políticos” que le exploten al gobierno de Poggi y sus aliados.

¿Qué queda por decir de Rodríguez Saá? Que se va mal, que su retiro político es a esta altura muy triste, y que, a la luz de los hechos, nada del amor por San Luis que durante tantos declamó era verdad.

Dejá tu comentario

Tal vez te interese