La visión de Guelar y una fuerte definición de Poggi

7 minutos de lectura

Las naciones somos continuidad… Argentina está en estado de disolución… es necesario entender la dimensión de un mundo globalizado… No hay nada que no sea política internacional, el resto es folklore.

Esas ideas, que salieron de boca del ex embajador Diego Guelar, iluminaron e invitaron a reflexionar a un auditorio del Hotel Quintana colmado de dirigentes políticos, empresariales, académicos, profesionales, y otros ámbitos de la sociedad civil puntana que este lunes participaron de su charla.

Pereira, Poggi y Guelar, minutos previos a la disertación del ex embajador en el auditorio del Hotel Quintana, en San Luis.

Su visita a San Luis y exposición, coordinada desde la Fundación Nuevas Generaciones en cooperación internacional con la Fundación Hanns Seidel, y la Fundación Pensar, fue muy valiosa porque precisamente “no abundan los espacios en los que la sociedad civil se reúna para debatir ideas y modelos, porque precisamente hacia eso tiende la opresión que impone el Gobierno provincial”, señaló en las palabras introductorias el diputado Charly Pereira.

El escribano Juan José Laborda Ibarra como presidente de la Fundación Pensar -y anfitrión de un posterior encuentro más íntimo con un diálogo riquísimo- introdujo la charla de Guelar que fue moderada por el ex diputado nacional Juan Obiglio, y presidente de la Unión de Partidos Latinoamericanos y de la Fundación Nuevas Generaciones. El disparador fue el espacio que hoy ocupa Argentina en el contexto internacional.

Laborda Ibarra, presidente de la Fundación Pensar, en la introducción a la charla de Guelar.

Allí Guelar habló de un país en estado de disolución y contrapuso esa idea con la necesidad de continuidad en un conjunto de políticas comunes entre todos los espacios, más allá de sus diferencias ideológicas y más allá de que la confrontación política es históricamente fuerte en todo el mundo.

“Las naciones somos continuidad, conviven porque hay elementos de continuidad… nosotros hemos perdido el rumbo, no sabemos lo que es la continuidad porque tenemos desgraciadamente una administración que tiene como ideología la grieta, no como debate de ideas, esa ideología de que, quien no es amigo de Gobierno es un enemigo” dijo.

Guelar, una mirada enriquecida por su labor como embajador de Argentina ante Estados Unidos, Brasil, Unión Europea y China.

El rol del Estado en el control del mercado, el deterioro de los parámetros argentinos en relación con los países del Mercosur, la necesidad de recuperar el concepto de un Mercosur como proyecto integrador y de encontrar estabilidad del peso argentino frente a las monedas duras fueron algunas de las ideas que Guelar desarrolló con la solvencia que le aporta su experiencia como embajador argentino.

También resumió la desmesurada deuda externa argentina que pasó de 6 mil millones en el gobierno de Isabel Perón, a 45 mil millones en el gobierno de Alfonsín, a 150 mil millones en la debacle de 2001, a 360 mil millones en 2022 y una proyección de 400 mil millones para el momento en que asuma una nueva administración en 2023.

La urgencia de acelerar la producción en torno a Vaca Muerta “porque en 20 años el petróleo no sirve más”, la necesidad de entender la dimensión de un mundo globalizado, las experiencias exitosas de otros países latinoamericanos en su relación comercial con China y una idea que atravesó toda su charla: “No hay nada que no sea política internacional, el resto es folklore”.

Pereira rescató el espacio de reflexión de la sociedad civil, un ámbito que se debe incentivar.

Poggi: “Lo que tocamos está en decadencia”

Los organizadores invitaron al diputado nacional Claudio Poggi a compartir una reflexión a propósito de la charla de Guelar y esas palabras estuvieron enfocadas en lo positivo de abrirse al conocimiento y la experiencia de los modelos exitosos que hay en el mundo, como contrapartida de la realidad provincial en la que “lo que tocamos está en decadencia”.

“Nos jerarquiza y nos hace pensar que hay un mundo que tiene políticas de estado, que no se cambian como las personas, que siguen, que trascienden los pedidos electorales, que trascienden las personas” dijo Poggi.

Más allá de la desesperanza que reina en la sociedad “la buena noticia es la existencia de ustedes, de miles y millones de argentinos que queremos otra cosa, que queremos tener el sueño argentino de estar mejor, todos queremos que nuestros hijos estén mejor que nosotros”.

Poggi consideró que el desafío es “copiar lo que hacen los países que crecen, apostando a generar las condiciones para que se invierta, para que se genere trabajo, al acceso del conocimiento, a la educación, a la institucionalidad, tener instituciones sólidas y fuertes” e hico especial mención a la debilidad institucional de provincias como San Luis.
“Pareciera que nos quieren tener poco educados y con instituciones flojas. Es como una matriz de poder perversa aseguró” y cerró su participación con una invitación a involucrarse para cambiar la realidad.