Dirigentes desconectados

6 de febrero de 2022

Ningún dirigente político se presentó en “representación” de la sociedad puntana en la audiencia pública a través de la cual la empresa distribuidora de energía eléctrica Edesal formalizó un pedido de actualización tarifaria.

Ninguno de los 43 diputados. Ninguno de los 9 senadores. Ni los concejales de ninguna localidad. Nadie.

Algún memorioso rescatará a Juan Larrea, el diputado del comunismo, que años atrás era una fija en cada audiencia haciendo escuchar sus planteos para los que previamente estudiaba. Ya nadie.

Ni Defensor del Pueblo -que no hay desde hace 18 años-, ni un funcionario de Defensa del Consumidor, y ni un dirigente político, ni del oficialismo ni de la oposición, para escuchar, participar, o cuestionar el pedido de la empresa aún cuando el porcentaje de aumento solicitado parezca razonable en el contexto inflacionario nacional.

Es llamativo cómo con el paso del tiempo estas audiencias fueron “anestesiadas” al punto de que no hubo ningún representante de los consumidores ni siquiera para escuchar los argumentos de la empresa.

Amparados en la excepcionalidad que impuso la pandemia, la audiencia se realizó como el año pasado, en forma virtual el pasado 21 de enero.

El ingeniero Walter Ortega fue el directivo de la compañía que explicó cómo se llega a esos índices de actualización que se traducen en una suba de entre el 33 y el 37% promedio para el consumo de los usuarios residenciales, y que deberá ser autorizada por el Gobierno provincial a través de un dictamen de la Comisión Reguladora de Energía representada en esa audiencia por Oscar Santos Delfín -foto portada nota-.

Del otro lado de las computadoras lo escucharon Claudio Bulacio, por la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (ADEERA); Félix Picco, del Sindicato de luz y Fuerza de Mercedes Buenos Aires; y Carlos Cortizo de la Asociación de Profesionales del Agua y la Energía Eléctrica (APUAYE).

 

 

Dejá tu comentario