Bronce o epitafio

10 minutos de lectura
A 40 años del retorno de la democracia, Rodríguez Saá, entrampado en el poder provincial.

El creador del Partido Unión y Libertad (PUL) le pide al peronismo de toda la provincia que resuelva un problema que generó él y para el que ahora no encuentra solución.
Así le sintetiza un experimentado dirigente a DePolítica el puzzle electoral que tuvo que armar Alberto Rodríguez Saá ante la ausencia de un candidato oficialista a gobernador que mueva el amperímetro.
Con la promesa de un café en Potrero de los Funes, la charla sigue durante el viaje. Y entonces agrega: -Si hubo alguien que se negó a permitir que prosperaran nuevos liderazgos políticos fue el propio Alberto, hablo de liderazgos no de llenar Terrazas de chicos obedientes, y como ahora se siente acorralado por la realidad tira del mantel de la mesa.

No va a quedar un plato sano.

*

– El problema para leerlo al Alberto es que no sabés en qué idioma te va a escribir, le digo y repito, ya en la mesa, esa idea prestada.
– Bueno, al menos ya confesó que está débil, Ahora, nadie del oficialismo sabe explicar para qué puso la ley de la lemas.

Veamos. Rodríguez Saá no tiene un problema de desorden interno, porque en su entorno nadie va a cuestionarle lo que él decida; lo que tiene es un problema de cantidad de votos. Le faltan votos.

Lemas para elegir gobernador. Lemas para tratar de salir triunfante en la última y más importante batalla electoral que se juega en la vida. Bronce o epitafio.

Su idea es movilizar a cada dirigente que se sienta con un bastón de mariscal en la mochila a meterse en una lucha en el barro, todos contra todos, todas contra todas. Va a embalar a todes.

*

El tema es que se corre riesgo de pescar en la misma pecera. O que gane la racionalidad en la tropa peronista y que entiendan que hecha la ley -de lemas- hecha la trampa.
Nadie imagina que en cada categoría – gobernador e intendentes, por caso- Alberto no bendiga a un candidato. Siempre ha habido y habrá uno que es el favorito, con lo cual, la batalla que quieran darle sus propios pares ya está perdida. Los invitan a ser actores de reparto.
Por la bendición oficialista, por los recursos económicos, por el aporte del propio aparato, por la estructura territorial, por la publicidad, por los votos, por los fiscales, por los choris…. por lo que sea, el favoritismo del candidato de Terrazas reduce las aspiraciones del resto a la de meros arrimadores de votos. Grumetes para el barco del Alberto.

– A mí se me hacían los boludos, nadie me quería hacer de fiscal porque el bendecido era otro, me contaba en la semana otro joven dirigente del interior provincial con experiencia. Te sacan el cuerpo todos…

Difícilmente alguno de ellos pueda cambiar la historia.
– La de estos voluntarios es una batalla perdida antes de ser librada, le digo.

*

Sigamos en esa línea.
¿No va a ser Domínguez el candidato de Terrazas en Justo Daract, con su propia lista de concejales?
¿No va a ser Vivas el candidato de Terrazas en San Francisco, con su propia lista de concejales?
¿No a va ser Alí el candidato de Terrazas en La Toma, con su propia lista de concejales?
¿No va a ser Olguín el candidato de Terrazas en Tilisarao, con su propia lista de concejales?
¿No va a ser Frontera el candidato de Terrazas en Villa Mercedes, con su propia lista de concejales?
¿No va a ser Tamayo el candidato de Terrazas en San Luis, con su propia lista de concejales?

Todos ellos ya gobiernan y se han ganado el derecho a buscar la reelección.

– ¿Quién de ellos no usaría su aparato municipal para buscar repetir?, ¿pensás que no te van a aparatear?

-Hay antecedentes. Esto ya pasó por ejemplo en 2019.

El oficialismo llevó tres listas de concejales en la ciudad de San Luis. Las más oficialista era la que encabezaba Rapisarda que metió cuatro concejales. Las otras dos listas oficialistas que encabezaron Elio Vásquez (Lista Exodo Puntano) y Dolores Belgrano Rawson (Lista Lealtad Sanluiseña) no metieron ningún concejal.

– Fijate que Rapisarda se dio el gusto de renunciar a su banca sin asumir, le recuerdo.
– Mejor para los vecinos, me retruca, ácido y contra fáctico.

Lo mismo le pasó a otro joven candidato a intendente de trayectoria vinculada al oficialismo, como Roberto González Espíndola que desde el “Frente Independiente” arrastró cuatro listas de concejales.
Roberto sacó el 1,80% de los votos, contra más del 41% de Tamayo. Sus listas no figuraron.
Los aplastó el “oficialismo puro”.

*
La charla sigue -… si te cuesta entenderlo a vos, imagínate lo que va a ser para alguien que no hable de estos temas.
– ¿Y la confusión en el cuarto oscuro? ¿Quién es quién?

Porque es posible que los electores entren al cuarto oscuro y se encuentren con:
• no menos de 10 boletas de candidatos a gobernador, la mitad del oficialismo y la mitad de la oposición. Todos a sumar para el lema oficialista, o todos a sumar por el lema opositor.
• no menos de 200 listas de intendentes para 50 municipios y comisionados.
• más de 100 listas de concejales para municipios con Concejo Deliberante.
• no menos de 12 listas de diputados por departamento.
• no menos de 12 listas de senadores por departamento.
Si buscar la boleta preferida en el cuarto oscuro y elegir puede prestarse a confusión, ni que hablar lo que será el recuento de votos, y la definición de quién entra y quién queda afuera: primero se computa con el sistema D´Hondt y luego entra a tallar la cuestión de género.

*
– Y si se trata de que todos hagan un esfuerzo abajo para llevar un solo candidato a gobernador?
– Estás pensando en su hijo, le digo.
Esto se está poniendo bueno.
– Dicen que dice que no quiere.
– El que lo quiere de rival es Poggi. Imaginate un Rodríguez Saá en la boleta. Si faltaba algo para unificar a la oposición ahí tiene el motivo…
– Yo no sé si la ley de lemas no terminó ordenando a la oposición.
– ¿Lo viste en La Calera? Arrancó la campaña… Alberto pasó de París a La Calera sin escalas ¿sabés lo que es eso para él, a su edad?. Creo que semejante esfuerzo sólo lo hace por su hijo.
– No lo descartaría.

*
¿Ahora, merece la sociedad de San Luis semejante descalabro y quilombo político sólo porque un tipo no tiene a quién dejar, no sabe salir, o en todo caso, porque no quiere perder con un tipo puntual? le pregunto…

-¿Este era el Proyecto?…
– ¿Y qué dicen los compañeros?
– Nada, nadie dice nada.
-Ese es el problema.

*
Me queda una idea dando vuelta en la cabeza.
¿Y si para la gente es más fácil de lo que uno se imagina?… como me lo planteó una mujer en un almacén.
– ¿Sabés lo que hay que hacer?, me dijo. -Ese día hay que buscar la foto de ………., metés ese voto y chau…