Adolfo: «Soy muy crítico, veo con mucho dolor como creció la pobreza»

“La mitad de la población tiene hambre y miseria… Soy muy crítico. Con mucho dolor veo que los índices de pobreza han crecido en forma extraordinaria. San Luis era la provincia que menos pobres tenía, y ahora somos una de las provincias con mayor cantidad de pobreza, y en la que más ha crecido el número de pobres en el último semestre”.

Adolfo Rodríguez Saá, el nombre sublingual con el que se habla la política en San Luis, compartió su crítica mirada de la realidad puntana, señaló responsabilidades en el Gobierno e interpeló a propios y ajenos: ¿Dónde están los dirigentes? se preguntó.

Las declaraciones fueron hechas a la prensa en Villa Mercedes tras el acto de entrega de reconocimientos por parte de la Comisión de Ciencia y Tecnología del Honorable Senado de la Nación, al proyecto “Ojo de Halcón”.

La muy delicada situación socio económica de las familias puntanas se ligó a otro tema que esta semana causó un profundo impacto en la conversación pública: el bochazo masivo en el ingreso al Instituto Superior de Seguridad Pública en el que se forman los futuros policías puntanos.

“Es muy preocupante que haya miles de niños mal alimentados, qué futuro tenemos; y lo vemos en el examen de la academia de policías de San Luis, que ha sido un fracaso rotundo. Los responsables del sistema educativo no pueden hacerse los que miran para otro lado. Nunca ocurrió eso en San Luis. El 92% de los chicos no estaban preparados para comprender un texto, eso es muy grave. Muy grave, y creo que debe haber un profundo cambio, inteligente, oportuno, para solucionar estas cosas” expresó Rodríguez Saá.

Una y otra vez, las preguntas lo llevaron a terreno político, un lugar que el propio Adolfo prefirió poner en segundo plano.

“Esa es la política. Fui echado del Partido Justicialista con la Policía Provincial. No me lo merezco. Pero es la lucha política. Yo estoy hablando del bienestar de San Luis para lo cual tenemos que mirar con una visión, unidos, de hermanos, tenemos un problema. Nuestros chicos reciben una mala educación, tenemos que mejorar la calidad de la educación.

Entonces las peleas secundarias de las personas por sus intereses personales están después del problema que tenemos del bienestar general. Yo trabajo y lucho por el bienestar general, por la comunidad de San Luis, por los hombres y mujeres y los chicos de San Luis” dijo.

Nuevamente las preguntas volvieron a orientarse hacia el vínculo político con su hermano Alberto Rodríguez Saá, actual gobernador y responsable de la gestión de gobierno.

“Por supuesto que el diálogo es imprescindible y es necesario. Lo que se requiere es que los dirigentes de San Luis asuman que con creatividad y con innovación debemos retomar el camino del progreso, tenemos que retomar el camino de la justicia social, que se han olvidado. La mitad de la población tiene hambre y miseria. Dónde están los dirigentes de todos los partidos políticos. Dónde están los dirigentes. Qué hacen para que luchemos juntos para erradicar la pobreza, el hambre y la miseria. La cultura del trabajo, las fábricas llenas de hombres y mujeres trabajando, los terrenos baldíos transformados en viviendas sociales que llenaron de alegría a la familia de San Luis”.

“Se requiere de una enorme sensibilidad y de un cambio profundo en lo que hay que hacer en San Luis para recuperar el pleno empleo, el trabajo genuino, el bienestar y la calidad de vida de todos los hombres y mujeres de San Luis” señaló Rodríguez Saá.

 

Ojo de Halcón

La destacada iniciativa de profesionales de la Universidad Nacional de San Luis – Carlos y Guillermo Catuogno, y Adrián Geliot– consistió en el desarrollo de un avión/drone autónomo que utiliza la energía del sol para trasladarse y que permite hacer monitoreo de grandes áreas, a bajo costo, y relevamientos fotográficos y de video online en caso de ser necesario.

Rodríguez Saá encabezó ese acto junto al rector Víctor Moriñigo. “Estoy muy feliz de estar en Villa Mercedes, en la Universidad Nacional de San Luis, entregando esta distinción por el proyecto “Ojo de Halcón”, un proyecto de un valor enorme. Hay que reconocer los méritos de los que trabajan, de los creadores, de los innovadores, de los que dan un paso adelante por el progreso de los pueblos. El reconocimiento es un estímulo a veces inmaterial pero muy necesario para lograr que los pueblos funcionen mejor” señaló Rodríguez Saá.

 

Moriñigo, Catuogno y Rodríguez Saá, durante el acto en Villa Mercedes.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Authors