Una renuncia para descomprimir

La candidata a diputada departamental por Junín, Sol Uría renunció a su postulación tras hacerse público su presencia en una fiesta clandestina en Capital Federal -en marzo pasado- y con tenencia de estupefacientes, y que reveló en carácter de primicia el sitio de noticias Apuntes de San Luis.

Uría es actualmente funcionaria del Programa Cultura del gobierno provincial y se desempeña en la Casa del Poeta, en Merlo.

Su renuncia a la candidatura era esperada y reclamada por los dirigentes justicialistas de Junín que tienen la difícil tarea de trabajar electoralmente un departamento que siempre le ha sido esquivo al oficialismo provincial. Más aún cuando habían logrado achicar la diferencia en la derrota con el Frente Unidos por San Luis en la figura de Claudio Poggi a sólo cuatro puntos.

Esos dirigentes ahora quieren que Uría deje ese cargo público en una oficina de tanta centralidad en Merlo como es la Casa del Poeta, convencidos de que su presencia resta: “no puede ser la embajadora de Terrazas en Merlo” dicen.

Al cierre de esta edición, el sitio Apuntes de San Luis amplió su cobertura del caso con una nueva revelación: la presencia junto a Uría de la directora administrativa del Hospital «Madre Catalina Rodríguez», María José Acerenza.

 

Acerenza y Uría, funcionarias provinciales bajo la lupa.

 

Share