Agustina Rodríguez Saá fue electa rectora de la UNLC; su vice, Mariela Gabriel

7 minutos de lectura
Mariela Gabriel, nueva vicerrectora, junto a la rectora Agustina Rodríguez Saá. Una conducción acorde a los nuevos desafíos de la UNLC.

Recibió el voto unánime de los estamentos docente, nodocente y estudiantil, en la segunda Asamblea de la corta historia de esta universidad pública. La acompañará como vicerrectora Mariela Gabriel.

 

En lo que fue la segunda Asamblea de la breve historia de la Universidad Nacional de los Comechingones, la magister Agustina Rodríguez Saá fue electa rectora para el período 2022-2026.

Será su segundo mandato, luego de haber sido elegida en 2018 como la primera rectora de la historia de esta institución académica, que tiene sede en Villa de Merlo, en el norte de la provincia de San Luis.

La votación de las y los consejeros docentes, estudiantiles y nodocentes fue unánime, a excepción de la lógica abstención de Agustina Rodríguez Saá. Una vez electa, y en uso de sus atribuciones, nominó y consiguió apoyo también unánime para la elección de su nueva vicerrectora, la licenciada Mariela Gabriel.

Los desafíos actuales -la vicerrectoría estuvo a cargo de Marcelo Amitrano– son muy complejos y demandan de un rol de liderazgo que Gabriel estará en condiciones de responder a partir de su solidez académica, su vocación y compromiso laboral.

Mariela Gabriel es Licenciada en Sociología y Licenciada en Economía por la Universidad Nacional de Rosario, profesora regular de estadística y otros espacios de esa Universidad, en la que “se desempeñó además, entre otras funciones, como Directora General del Departamento de Arquitectura, Las Culturas y Arte, y actualmente se desempeña coma Secretaria Administrativa”.

Gabriel vivió su infancia y adolescencia en Concarán. Luego de su paso para formarse académicamente en Rosario regresó a San Luis, trabajó para la Fundación de Investigación Social Argentino Latinoamericana desde donde participó en el desarrollo del Estudio de Factibilidad que requería el proyecto de ley de la Universidad Nacional de los Comechingones.

La rectora Agustina Rodríguez Saá fue reelecta en octubre pasado con un fuerte respaldo en las urnas.

Antes de estas decisiones, la Rectora desarrolló frente a las consejeras y consejeros –y frente a la comunidad universitaria que asistió a la Asamblea– un informe de gestión en el que rindió cuentas sobre los logros alcanzados en el período 2018-2022, un período signado por la pandemia de coronavirus.

“Podemos hablar de crecimiento en todos los ámbitos de la universidad, tanto docente como nodocente, en nuestras carreras, en investigación y formación. Nos propusimos una mirada compleja, siempre con la vista en nuestro territorio, nuestras raíces y nuestro entorno”, sintetizó Agustina Rodríguez Saá.

Entre los puntos más destacados de su gestión resaltó la construcción del primer edificio académico de 2.177 metros cuadrados, que registra más de un 90 por ciento de avance; la acreditación de las dos primeras ingenierías que dicta la universidad; la validación nacional de todos sus títulos de pregrado y grado y los planes de becas y asistencia que apuntan a la igualdad de oportunidades para la educación superior.

En lo que fue una jornada tan histórica como calurosa –con temperaturas superiores a los 35 grados– la Rectora también brindó precisiones sobre el plan para la construcción del campus, que ya tiene fondos nacionales aprobados para el desarrollo de obras complementarias –caminos internos e iluminación– y que está cerca de recibir los fondos para levantar el segundo edificio académico, de más de 2.200 metros cuadrados.

Este campus de tres hectáreas –tierras cedidas por el Gobierno de San Luis, al que la Rectora agradeció en dos tramos de su discurso– se agregan a 7 hectáreas donadas por la familia Sarmiento, que aún no pueden ser usadas porque están en trámites de subdivisión.

Fue después de dar estos detalles que llegó la hora de la votación, en la que hubo contundentes palabras de elogio para la Rectora.

Sin dudas, las más sensibles para ella –que en distintos tramos no consiguió ocultar su emoción- fueron las de las consejeras estudiantiles.

“Podemos decir que el crecimiento de la Universidad en estos años es gracias a la Rectora y su equipo. Siempre charlamos con nuestras y nuestros compañeros y nos damos cuenta de su cercanía, siempre podemos contar con ella”, dijo Dana Mahl, estudiante de la Licenciatura en Ciencias Ambientales y actual integrante del Consejo Superior.

Por su lado, Elizabeth Pereira, estudiante de Meteorología, fue una de las más conmovidas por el momento y la situación que le tocaba vivir: “Quiero destacar el acompañamiento que hace la universidad a los estudiantes, ya sea con becas, con ayudas sociales, con actividades dentro y fuera de la universidad. Actividades, congresos o seminarios. Siempre nos acompañan”, dijo, con la voz cortada por la emoción.

Las asunciones formal de los cargos de la rectora Rodríguez Saá y la vicerrectora Gabriel se harían en el mes de febrero del año próximo.

La rectora Rodríguez Saá recibe la felicitación del representante de los nodocentes ante el Consejo Superior, Marcelo Alcaraz.