Malestar de comerciantes por las promesas incumplidas del Gobierno

6 minutos de lectura
7 de octubre de 2021. Rodríguez Saá hace anuncios en el Consejo Económico y Social reunido en Potrero de los Funes.

El “Plan Platita” que activó el Gobernador Rodríguez Saá luego de la primera derrota electoral en setiembre de 2021 y con la intención de cambiar ese resultado, se desinfló luego de la segunda derrota en las urnas en el mes de noviembre.

De allí que muchas de las promesas realizadas en los encuentros del Consejo Económico y Social desaparecieron de la agenda del Gobierno.

La inminencia de un tiempo electoral de cara a la elección de Gobernador en 2023 reactivó esas promesas incumplidas durante 14 meses.

Uno de los que levantó la voz es Sebastián Mohr, integrante de la Asociación de Comerciantes y Trabajadores Independientes, una segunda cámara que nuclea a comerciantes puntanos y cuya acreditación legal fue dilatada y trabajosa.

 

“Habíamos pedido transparencia”

“En el Consejo Económico y Social, cuando el Gobernador nos dijo que expresáramos nuestras dolencias pedimos financiamiento en dos líneas; una para compra de bienes de capital y otra segunda línea para pagar las deudas; también un plan estratégico de protección al comercio local, un plan de desarrollo de proveedores locales, y que se nos incluyera en Dosep como adherentes voluntarios” le explicó Mohr a esta página.

Pero para garantizar transparencia en el otorgamiento de esos créditos los comerciantes también solicitaron la conformación de una comisión mixta de control, “dado que en los encuentros previos entre los propios comerciantes estaba la idea de que a esos créditos sólo accederían los amigos del gobierno, que era una mentira, que era para los proveedores del Estado, o para los propios funcionarios que los obtendrían a nombre de otras personas. Eso se pensaba, y se lo dijimos al Gobernador: queremos transparencia”.

Sebastián Mohr, de la Asociación de Comerciantes y Trabajadores Independientes de San Luis.

“Se los dieron a los amigotes”

Hoy tengo que darle la razón a aquellos comerciantes que descreyeron y me advirtieron que esos préstamos serían para los amigotes” aseguró Mohr. La falta de transparencia para conocer quiénes fueron los beneficiarios y los montos otorgados abre el terreno a las más variadas especulaciones.

Tampoco se cumplió el acuerdo con Dosep. Los comerciantes proponían pagar una cuota que fuera inferior a la de una prepaga privada, pero que le vendría muy bien al financiamiento de la obra social provincial en crisis, y “quedó todo en una mentira, porque sólo se firmó un convenio marco, cambiaron el director de Dosep, quedó todo traspapelado y hoy no podemos acceder a la obra social. Otra gran mentira” dice Mohr.

 

“Préstamos y circuitos electorales”

“Para obtener los préstamos para pagar deudas, antes de las elecciones te hacían ir a firmar una declaración jurada según el padrón electoral. Si vos pertenecías al circuito electoral 1001 tenías que ir a firmar a una oficina en ese circuito” relata Mohr.

Y agrega: “A un año y cuatro meses de haber firmado ese pedido nos llaman del Gobierno para decirnos que no nos pueden dar el crédito porque tenemos deuda, ¡pero si el crédito era precisamente para pagar esas deudas!. Nos están tomando el pelo. No saben dónde están parados”.

 

“Un nuevo llamado cerca de las elecciones”

“Resulta que ahora a cinco meses de las próximas elecciones nos vuelven a llamar para que les contemos nuestros problemas. Yo estuve presente y les dije de todo. Todo esto mismo se los dije en la cara. Dejen de usarnos. Quieren resolver el problema en serio o sólo quieren mentir y juntarnos en Terrazas para sacar una foto. Esta vez ni siquiera la foto sacaron porque éramos 50 comerciantes, la Sociedad Rural y 70 funcionarios. Fue un fracaso total porque nadie les cree”.

 

“Rebotar como pelotita de ping pong”

“La Caja Social saca un concurso por el Mundial con un montón de premios y cuando va una pequeña comerciante a pedir ayuda a través de la Ley de Inclusión Financiera le dicen que no tienen fondos”.

“Esa ley está buena porque están todos los comerciantes endeudados, pero el mes pasado por ejemplo, una comerciante emprendedora que se dedica a la reventa de productos de estética, sostén de familia, madre soltera que está pasado por una situación muy desgraciada porque la estafaron en 60 mil pesos, fue a pedir auxilio económico y rebotó como pelotita de ping pong. Le dijeron que no tenían fondos. En lugar de fomentar la inversión privada la gastan en juegos”