Entrevista a Claudio Poggi: «La gente perdió el miedo»

«La gente perdió el miedo» dice Claudio Poggi, el dirigente de Avanzar que lidera el Frente Unidos por San Luis ganador en las elecciones PASO del 12 de setiembre y en las generales del 14 de noviembre.

Esos triunfos, a criterio de esta página, lo constituyeron en el dirigente político del año en San Luis. Y por eso DePolítica lo eligió para esta última entrevista del 2021, que compartimos a continuación.

Pasado.

Hace seis años dejó el oficialismo hasta convertirse en la actualidad en el principal dirigente opositor. ¿Cómo ha sido el camino de este largo proceso de construcción política?

– Ha sido un camino de mucho aprendizaje y de enorme crecimiento. Cuando el 22 de febrero de 2016, comuniqué mi decisión personal de abandonar la vieja y vacía estructura del Partido Justicialista de San Luis para comenzar a construir un partido nuevo denominado Avanzar, cuando tomé aquella decisión, lo hice acompañado por un pequeño puñado de dirigentes junto a quienes estábamos convencidos que estábamos comenzando a desandar el camino correcto.

Aquel día sentí que no podía quedarme callado ante la traición electoral que se había cometido con el pueblo de San Luis, en aquella campaña se había comprometido este Gobernador a construir viviendas, a continuar con el Plan PIE y con Nuevas Empresas, entre otros compromisos que fueron rotos el propio día de su asunción.

A eso se debe sumar una encarnizada persecución para todo aquello que hubiera estado relacionado con mi gestión y mi persona.

De aquel puñado de hombres y mujeres que me acompañaron, hoy son miles y miles de sanluiseños en toda la provincia, construyendo una alternativa de poder de cara al 2023, diciéndole basta a los atropellos, a la falta de institucionalidad, al abandono de la educación, al abandono del emprendedurismo, al abandono del sueño de la casa propia.

En estos escasos cinco años y meses, hemos ganado elecciones, hemos ganado bancas legislativas en las cámaras provinciales y en los concejos municipales, hemos ganado intendencias.

En tan poco tiempo el recorrido del camino ha sido muy bueno y los resultados nos indican que estamos en la senda correcta.

 

Cuando usted dejó su gobierno tenía una imagen positiva del orden del 70%. Ahora, cuando mira en retrospectiva ¿No se arrepiente de no haber confrontado por el poder desde el mismo centro de poder?

– No, no me arrepiento. Claramente hubo muchos dirigentes, intendentes, legisladores que me lo plantearon, pero mi respuesta fue clara, haber entrado en esa lucha con gente que no tiene límites y sólo le importa tener el poder para utilizar en su propio favor los bienes y fondos públicos; aparte manejaban sin escrúpulos la Junta Electoral Partidaria, confrontar con ellos en aquel momento era abandonar al ciudadano, era tener que dejar la gestión, no cumplir los sueños de miles de sanluiseños que me habían elegido para gestionar y mejorarles la calidad de vida.

No olvide que no fue fácil mi gestión. Alberto Rodríguez Saá a partir de agosto de 2012, desde un programa de radio que conducía me comenzó a atacar. Si yo me distraía en responderle y en disputar el poder, no iba a darle respuestas a los ciudadanos que me votaron porque iba a estar malgastando mi tiempo en peleas sin sentido. Prioricé el bien común y la paz social que a esta gente no le importaban ni le importan como lo demuestran a diario.

Si me fui con tan alta imagen en los vecinos, será porque siempre prioricé los ciudadanos, a los sanluiseños, al bien común antes que las ambiciones personales.

Por eso cuando dejé la gobernación, cuando estaba convencido que la Provincia había comenzado a recorrer un camino equivocado, comenzamos a construir Avanzar. Pero lo hicimos desde el llano, cerca del ciudadano, buscando construir una alternativa de poder que sea gobierno en 2023.

 

Presente.

-De las últimas seis elecciones, la oposición en San Luis ha ganado cuatro; y en estas últimas dos se vivió una profunda polarización entre el oficialismo provincial y el espacio político que usted lidera. ¿Qué significa para usted esa situación?

– Que la gente perdió el miedo, que se hartó de Rodríguez Saá. El fenómeno de la polarización es nuevo en San Luis. Antes ellos ganaban las elecciones por más del 60%, el actual Gobernador accedió a este mandato con un 42%. La polarización marca un fin de ciclo y la decisión de los sanluiseños, cada vez con más fuerza, de terminar con el feudo de Rodríguez Saá

Habiendo uno de cada dos sanluiseños que son pobres o indigentes, siete de cada diez chicos en situación de pobreza, la explicación porqué hemos ganado en cuatro de las últimas seis contiendas electorales, es porque la gente encontró en nuestro espacio la de construir una provincia mejor. Y a la vez está durísima situación social aumenta nuestro desafío de llegar al poder para revertir esta situación mediante políticas activas y con mirada de justicia social.

 

– Da la sensación a la luz de los resultados de las últimas elecciones, que los dirigentes de su espacio, Avanzar, quedaron empoderados. ¿Cómo vivió ese proceso?

– Se lo vivió con mucha responsabilidad. Vuelvo al origen, comenzamos siendo un puñado de dirigentes, hoy son miles los dirigentes y simpatizantes que se desperdigan por toda la provincia, que con entusiasmo y convicción creen que se puede construir una alternativa de poder superadora a la actual.

El empoderamiento de los dirigentes de Avanzar forma parte de este proceso que comenzó en 2016. El futuro nos obliga a redoblar esfuerzos, a ser más generosos con quienes se quieren sumar para ganarle a Rodríguez Saá. Avanzar va a seguir creciendo, se va a seguir fortaleciendo y va a seguir teniendo vocación frentista de cara al 2023.

 

– ¿Por qué no se logró la integración de un único frente opositor del que también formara parte la Unión Cívica Radical?

– Al igual que en 2017 y 2019, tanto nuestro partido, como quienes integramos Unidos por San Luis ratificamos el compromiso de no caer en la trampa de las PAS de Rodríguez Saá. Las actuales autoridades del partido, a diferencia de lo que habían manifestado muchos de ellos en 2017 y 2019, entendieron que había que participar del sistema creado por el feudo provincial.

Nosotros fuimos respetuosos de la decisión que ellos tomaron, no la compartimos, siempre creímos que eran una trampa para entrometerse en la selección de candidatos de la oposición, y por eso no se integraron al frente. También es importante destacar que un importante sector del radicalismo se sumó a nuestro frente luego de las PASO y seguramente, en 2023, si tenemos en claro que nuestro adversario político es el kirchnerismo provincial que lideran los Rodríguez Saá, es muy probable que el futuro nos encuentre juntos. Tenemos los brazos y el corazón abierto a todos los que sinceramente quieran ganarle a Alberto Rodriguez Saá y su séquito.

 

– Pareciera que su construcción política tiene un anclaje nacional, y en especial con Horacio Rodríguez Larreta. ¿Es así?, ¿por qué?.

– Efectivamente tengo muy buena relación con Horacio Rodríguez Larreta, del mismo modo que lo tengo con Patricia Bullrich, fueron muy generosos con Unidos por San Luis a lo largo de toda la campaña, acompañando nuestro esfuerzo no sólo en mensajes grabados, sino también, visitando la provincia y dándonos su apoyo y aliento. Es claro que también tengo muy buena relación con dirigentes de los otros partidos que integran Juntos por el Cambio y  con muchos dirigentes justicialistas provinciales y nacionales que no pertenecen al kirchnerismo y tienen la idea común que en 2023  debemos vencer al kirchnerismo nacional y al provincial que conduce Alberto Rodríguez Saá para que nuestro país no se termine convirtiendo en Venezuela, Cuba o Nicaragua. Vamos a trabajar juntos y unidos para lograrlo.

Este 2021 dimos un gran paso, el desafío es ganar la Nación, la Provincia y la mayor cantidad de municipios posibles al kirchnerismo. Para eso estamos trabajando tanto a nivel nacional, con nuestros aliados, como a nivel local

 

Futuro.

– ¿Cuál es la situación de San Luis?, ¿Qué es lo que más le preocupa?

– La pobreza es lo que más me preocupa. Desde el inicio de la democracia hasta el 2015, nuestros indicadores de pobreza representaban un tercio de la media nacional, o sea si en la Nación había 30% de pobres, en San Luis teníamos 10%. Siempre fue así hasta que se rompió el modelo San Luis, se abandonó la producción y a quienes generan empleos genuinos, ese abandono, hizo que hoy estemos con los peores indicadores de nuestra historia, superando incluso la media nacional. Ni en las peores crisis económicas que atravesamos desde 1983 hasta el 2015, hemos estado peor que ahora.

Mientras haya 7 de cada 10 chicos en la pobreza, no hay futuro. Mientras no se trabaje fuertemente para que esos chicos a través de la educación y el acceso al conocimiento puedan mejorar su calidad de vida, no hay futuro.

La pobreza se combate generando empleos genuinos y apostando fuertemente a la educación. Este gobierno hace todo lo contrario. Debemos rescatar y poner en marcha el Modelo San Luis.

 

– ¿Cuál es su plan político de cara a la elección de gobernador de la provincia de San Luis en 2023?

– No niego mis aspiraciones de ser gobernador en 2023, pero hablarle de elecciones hoy a la gente, es faltarle el respeto a sus dolores y desilusiones. Al que no tiene para parar la olla, al que no puede conseguir una changa para poder llevar un mango a la casa, al que no puede comprarle ropa a sus hijos, al que teniendo un trabajo en blanco no logra llegar a fin de mes, no le podemos pegar una bofetada hablándole de las elecciones del 2023.

Cuando llegue el momento, nuestra propuesta tendrá su anclaje en lo que hayamos escuchado de la gente, tenemos que seguir escuchando a los sanluiseños, estando cerca de ellos, trabajando para que puedan vivir un poco mejor cada día y puedan ver hechos realidad sus sueños.

 

***